Dicen que no hay nada nuevo bajo el sol, pero para el fiscal noruego Harald Bilberg, el caso que ahora persigue es inédito en su carrera. Se trata de la imputación a un hombre que cortó su barba y cabello y la pegó directamente a la cabeza de un hombre calvo.

Según el acusado, un noruego de 40 y tantos años, la víctima de este inusual tupé accedió al experimento en un afán de cubrir su calva cabeza, con desastrosos resultados.

La fiscalía noruega declaró que junto con este delito, no sabemos si de lesiones o de fraude, se ha imputado a este hombre por otros delitos menores como pequeños robos ocurridos en el distrito norte del condado de Hordaland.

“No estamos hablando de delitos graves sino más bien de molestias. Estos incidentes ocurrieron lejos del distrito de la policía y por ello creemos que es importante que los que viven ahí queden protegidos”, declaró al diario Bergens Tidende el fiscal Bilberg.

Y es que el creador del tupé tiene antecedentes penales pues ha sido condenado siete veces y multado 13 veces.

Por si fuera poco, el viernes de la semana pasada este hombre volvió a ser arrestado por incumplir la orden que le prohíbe acercarse a la víctima del tupé casero.

La gran pregunta es por qué el receptor del cabello no se opuso a tan descabellada idea.

Más información Thelocal.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net