La Fiscalía Especial Contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada de España decidió presentar una querella en contra de 42 personas, 36 de ellos jugadores, por el presunto arreglo del partido Levante-Zaragoza correspondiente a la última jornada de Liga de la temporada 2010-11 y en el que la victoria del conjunto zaragozano supuso su permanencia en Primera División. Entre los implicados se encuentra Javier “El Vasco” Aguirre Onaindía.

El caso inició con un informe de la Unidad de Apoyo de la Agencia Tributaria sobre las cuentas bancarias y declaraciones de impuestos de ocho jugadores del Zaragoza y otros tantos del Levante que coincidentemente realizaron movimientos en sus cuentas por un total de 120,000 euros la víspera del encuentro.

Finalmente, después de la investigación y de las testimoniales recabadas, el fiscal anticorrupción considera que existen pruebas suficientes de que el presidente del Zaragoza, Agapito Iglesias, y los consejeros Francisco Javier Porquera y Francisco José Checa acordaron con el director deportivo del club Antonio Prieto, el entrenador Javier Aguirre y los capitanes Gabi, Ponzio y Jorge López amañar el partido.

En la querella se señala que con ese fin se estableció que se entregaría a los jugadores del Levante un total de 965,000 euros a los jugadores a cambio de que estos permitieran al conjunto de Zaragoza ganar el partido.

Así, presuntamente los días 17 y 19 de mayo de 2011 el consejero del Real Zaragoza y director financiero del club, Francisco Javier Porquera, ordenó transferir de una cuenta del Real Zaragoza en Bankinter las siguientes cantidades al entrenador y otros diez jugadores: A las correspondientes cuentas del director deportivo, el entrenador y otros nueve jugadores, depósito por 85,000 o 90,000 euros. Supuestamente Aguirre recibió un depósito de 85,000 euros.

Después, los destinatarios de estos fondos los retiraron entre los días 19 y 20 de mayo de 2011 y se hicieron llegar los recursos en efectivo a los jugadores del Levante “como retribución por la pactada victoria del Real Zaragoza”, antes del comienzo del partido.

Gracias a ese supuesto arreglo, el Zaragoza obtuvo los tres puntos que necesitaba para evitar el descenso a segunda división, descendiendo con este resultado el Deportivo de la Coruña.

Ahora el juez encargado del caso deberá revisar la evidencia presentada por el fiscal y decidir si sigue adelante con el proceso, y en ese caso, si se procede en contra de todos los señalados o sólo algunos.

Los arreglos en los eventos deportivos son considerados delito en España desde diciembre de 2010 cuando entró en vigor el artículo 286 bis del Código Penal, para combatir los actos de corrupción entre particulares. El inciso 4 de este artículo establece que cometen ese delito “los directivos, administradores, empleados o colaboradores de una entidad deportiva, cualquiera que sea la forma jurídica de ésta, así como a los deportistas, árbitros o jueces, respecto de aquellas conductas que tengan por finalidad predeterminar o alterar de manera deliberada y fraudulenta el resultado de una prueba, encuentro o competición deportiva profesionales”.

Este delito se castiga con una pena de seis meses a cuatro años de prisión, inhabilitación especial para el ejercicio de industria o comercio por tiempo de uno a seis años y multa “del tanto al triplo” del valor del beneficio o ventaja.

Más información en elpais.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net