La cadena pública Televisión de Suecia (SVT) anunció hoy que al reestrenar en el próximo mes de diciembre en el Childrens Channel la clásica serie de televisión Pippi Calzaslargas (Pippi Långstrump) y lanzarla en DVD, eliminará aquellos fragmentos que se consideren de contenido "racista”.

Los libros de Pippi Calzaslargas fueron escritos por la autora sueca Astrid Lindgren en la década de los 40 y cuentan las aventuras de Pippi, una excéntrica niña mentirosa empedernida cuyos padres están muertos y que comparte su casa con un mono y un caballo que vive en el porche.

La serie de televisión originalmente se transmitió en 1969 y su reestreno busca apelar a la nueva niñez sueca, por eso la televisora considera necesario eliminar los contenidos frases y estereotipos que actualmente pueden ser considerados como racistas.

Ejemplo de esos contenidos son que Pippi ya no se referirá a su padre como "rey negro", sino que dirá simplemente "rey"; y se eliminará una escena en la que la joven jugaba a "hacer el chino" estirando la piel alrededor de sus ojos.

La televisión sueca señala que cuenta con el consentimiento de Saltkråkan, la firma que gestiona los derechos de autor de la creadora de Pippi, para realizar las modificaciones. Un representante de la empresa declaró a los medios suecos que lo más probable es que la autora no se hubiera opuesto a los cambios, ya que estos no demeritan al personaje, además de que da oportunidad para que tenga acceso a un nuevo público que se interese en la serie.

“Ella era muy celosa de que no se alterara su creación, pero también muy pragmática cuando era necesario” concluyó.

Según una encuesta realizada por el diario Aftonbladet en su página web, el 81% de los suecos no está de acuerdo con estos cambios para que la serie sea políticamente correcta.

Este no es el primer caso que las historias del pasado son acusadas de racistas o discriminatorias. Lo mismo ha sucedido con Las Aventuras de Huckleberry Finn, Los Picapiedra, Mickey Mouse, pero el caso más sonado es el de TinTin y su libro TinTín en el Congo que fue llevado a los tribunales belgas por un ciudadano de origen congolés.

El demandante solicitaba que se dejará de publicar la historia o se hiciera con una nota aclaratoria explicara que la historia fue escrita en 1930 y el contexto histórico, al considerar que tenía un contenido racista.

Sin embargo, el tribunal concluyó que las acusaciones de racismo no estaban fundadas y consideró que la obra ante todo es “un testimonio de la historia común de Bélgica y Congo, en una época determinada".

Es el choque de una sociedad antigua con distintos valores, con la sociedad actual, en la que han cambiado las nociones de lo correcto o lo incorrecto.

Más información aftonbladet.se

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net