Vista desde el terreno de Evans en la Sierra de Santa Mónica

Después de haberse negado durante varios años, todo parece indicar que la Comisión Costera de California ha dado el visto bueno a un proyecto de desarrollo residencial del guitarrista de U2, David Evans, conocido artísticamente como The Edge, en la Sierra de Santa Mónica, en Malibú, siempre que se hagan algunas modificaciones.

Se trata de un proyecto que desde 2006 The Edge ha estado impulsando para la construcción de cinco residencias de lujo, incluida una para él, y un acceso a la carreta, todo ello en una zona montañosa con vista al mar.

Durante años los vecinos de la zona y grupos conservacionistas se han opuesto a este desarrollo por considerar que acarreará daños al ambiente al socavar el acantilado que no se ha desarrollado y que es visible desde la costa, lo que significaría un extenso daño geológico y la destrucción de vegetación endémica.

Pese a esta oposición y a las negativas de las autoridades encargadas de dar el visto bueno al proyecto, David Evans y los demás propietarios de los terrenos en cuestión, quienes contrataron un gran equipo conformado por abogados, ambientalistas y cabilderos, no se rindieron en sus planes de construir las cinco mansiones, todas con albercas privadas, en amplios terrenos.

Para lograr su objetivo incluso se fomentó la presentación de una iniciativa de ley ante el congreso de California que pretendía eliminar obstáculos para los desarrollos residenciales. La iniciativa, pese a que fue aprobada por la Asamblea, fue rechazada en el Senado.

Asimismo se conoció que para lograr que el grupo conservacionista de la Sierra de Santa Mónica dejar de oponerse al proyecto, The Edge y los otros propietarios “donaron” a la organización $750,000 dólares para que compraran tierras a fin de extender la pendiente costera. Si bien en ese entonces, el año de 2011, la organización no votó de forma aprobatoria, su voto dejó de ser opositor para el proyecto.

Además, el grupo de propietarios, The Edge incluido, presentaron una demanda en la que pretendían que se eximiera de la autorización del proyecto la opinión negativa de la Comisión Costera.

Tras años de negociaciones, se sabe que varios miembros de la Comisión finalmente están dispuestos a dar su voto aprobatorio para la construcción de las casas, siempre que se realicen algunas modificaciones como que el terreno de construcción sea menor, que se reduzca la altura de las casas, que las casas se agrupen en una meseta inferior y que se cree una servidumbre de conservación. Además los propietarios de los terrenos deberán recortar el camino de acceso y el muro de contención.

El temor de los residentes de la zona y de los grupos conservacionistas es que una vez otorgada la autorización se puedan reducir los términos de la servidumbre creada con fines de conservación y que se empiecen a vender más lotes para más construcciones. Sobre este particular, Jefferson Warner, ex consejero de Malibú, declaró que “siempre hay un abogado dispuesto a romper los términos de la servidumbre”.

Aunque todo parece indicar que todo el Comité Costero dará su aprobación, el guitarrista de U2, grupo musical irlandés que ha enarbolado la bandera a favor de los desprotegidos y que ha colaborado con organizaciones ecologistas como Greenpeace, tendrá que esperar hasta el próximo mes de octubre cuando el asunto se vuelva a abordar en el pleno de la Comisión Costera de California para saber si finalmente el tesón que ha puesto en una nueva casa tendrá final feliz.

Más información LA Times

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, con crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen de LATimes.com