La Academia Nacional de Artes y Ciencias de Grabación (National Academy of Recording Arts and Sciences, NARAS) expulsó de la organización y demandó al abogado y representante artístico Matthew Blakely por participar en una plan para vender boletos de acceso al Grammy.

NARAS acusa a Blakely de haber entregado en 2013 boletos Premium para que fueran vendidos en precios que oscilan entre los 65,000 y 89,500 dólares y negarse a entregar ese dinero a la organización, pero el abogado afirma que fue engañado para entregar estos boletos por Craig Banaszewski, al cual ya demandó.

Según Blakely, conoció a Banaszewski en una fiesta de la industria cinematográfica y éste le dijo estar interesado en invertir en el cine y otras actividades de la industria del entretenimiento.

Tiempo después Banaszewski buscó a Blakely para comentarle que había creado una empresa llamada Rockstar Management Group para representar antiguas bandas de rock de los 70 y 80 y apoyar su regreso a los escenarios y que necesitaba que estas personas volvieran a aparecer en eventos de la industria de la música.

También afirma Blakely que Banaszewski dijo ser miembro de la Academia, pero que sólo tenía acceso a boletos de palco pero no a la alfombre roja, por lo que le pidió que le ayudara a conseguir esos boletos, con la promesa de invertir en proyectos fílmicos de sus representados.

Blakely consiguió y entregó los boletos los cuales fueron vendidos a terceros por Banaszewski, pero no pudieron obtener acceso al evento porque exhibieron "mal comportamiento en la alfombra roja, al solicitar autógrafos y fotos con los invitados famosos" por lo que su actitud llamó la atención del personal del evento, y cuando se supo que este grupo había obtenido los boletos de un revendedor se les negó la entrada.

Como resultado de esa noche, Blakely dice que perdió su membresía en  NARAS y su reputación dentro de la industria de la música se vio empañada. Algunos lo califican de demasiado ingenuo e inclusive mal abogado al no haber investigado a Banaszewski, quien en 2005 fue demandado por vender boletos de los Oscares.

Los boletos Premium que entrega NARAS a los asistentes no son transferibles y cuando se aceptan es con la condición de que sean usados personalmente, ya que se trata de una invitación a un evento privado.

En la demanda de la Academia se acusa a Blakely de instigación para violar un contrato, inducción al allanamiento al facilitar la entrada a un evento privado, competencia desleal y enriquecimiento ilícito.

Blakely, por su parte, acusa a Banaszewski en su demanda de fraude y enriquecimiento ilícito.

No cabe duda que hasta el más vivo se le puede ir viva la paloma

Más información hollywoodreporter.com/thr-esq

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net