Imprimir

La muerte de David Carradine, a quien unas generaciones identifican con Kung Fu y otras con Kill Bill, no nada más ha sido un evento triste en el mundo del espectáculo, sino un nuevo misterio que resolver y del que sin duda se escribirá mucho en los siguientes meses.

 

Cuando se dio a conocer su muerte se habló en primera instancia de un suicidio ya que fue encontrado en el closet de su hotel, con una soga atada al cuello, pero esta hipótesis se ha ido transformando poco a poco porque se dio a conocer que también tenía una soga atada a sus genitales lo que puede hacer suponer que su muerte se debió a un accidente mientras mantenía alguna especie de juego sexual.

 

 

En Tailandia, lugar donde falleció, ya se le practicó una autopsia cuyos resultados se desconocen, pero que fue necesaria para que se firmara su certificado de defunción y el cuerpo pudiera ser entregado a la embajada de los Estados Unidos y así trasladar sus restos a su país natal, en donde se presupone se le practicará una nueva autopsia para llegar al fondo de los hechos sobre su muerte.

 

Su agente, Chuck Binder fue escéptico sobre la teoría del suicidio desde que se dio a conocer la noticia ya que dijo que la vida del actor, casado cinco veces y divorciado cuatro, estaba en buen momento con varios proyectos en puerta y él lo llamó un accidente, pero se tendrá que investigar a fondo para saber si ese accidente no fue un homicidio imprudencial cometido por la persona con quien Carradine pasó sus últimos minutos de vida.

 

Hasta el momento todo son especulaciones ya que hay incluso quienes aseguran que la teoría del suicidio no está tan alejada de la verdad ya que el actor pasaba un mal momento financiero por lo que serán las autoridades tailandesas los encargados de descubrir la verdad de lo que realmente sucedió al actor de 72 años.

 

Fuente CNN.com

www.miabogadoenlinea.net