Han transcurrido ya siete días de que inició el Mundial de Futbol Brasil 2014 y ya se han presentado varios incidentes legales entorno a este evento deportivo.

Por ejemplo, a los integrantes de las distintas selecciones les ha sido prohibido utilizar en los eventos del torneo los audífonos tan de moda, recientemente adquiridos por Apple, Beats by Dr. Dre. Esta prohibición se implementó después de que varios jugadores, incluido Neymar, fueron vistos utilizando estos audífonos siendo que el patrocinador oficial del evento es Sony y que esta compañía obsequió a cada uno de los jugadores participantes unos audífonos, pero hasta ahora, pocos jugadores han sido vistos utilizándolos.

Por otra parte la tradición de los mexicanos de gritar ¡P.**o! al portero contrario cuando van a realizar un saque de meta se ha convertido en un tema contra la discriminación para la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA). La  Football Against Racism in Europe (FARE, por sus siglas en ingles) ha llamado la atención de la FIFA sobre este cántico, al considerársele homofóbico.

FARE es una red en contra de la discriminación en el futbol europeo y está participando en el Mundial de Futbol 2014 como observador en contra de la discriminación en los estadios.

Conforme a la Resolución sobre la lucha contra el Racismo y la Discriminación de la FIFA de mayo de 2013, esta conducta debe ser sancionada acorde al Código Disciplinario de la FIFA y las sanciones aplicables a actos de discriminación cometidos por los aficionados serían, en el caso de la primera infracción o de infracción menor, advertencia o multa a la Federación Mexicana de Futbol o disputar uno partido o más partidos a puerta cerrada.

En caso de reincidencia o de incidentes de gravedad, se aplicarían la deducción de puntos, la exclusión de la competición o el descenso de categoría.

Desde noviembre del año pasado el periodista  Mike Woitalla, Editor Ejecutivo de la Revista Soccer America llamó la atención sobre el tema señalando que “equipos de todo el mundo están siendo castigados con multas o cierres parciales o totales de estadio por cánticos racistas. Incluso se han impuesto multas por abucheos al estarse ejecutando himnos nacionales. Pero ninguna de las autoridades del futbol, llámese  FIFA, CONCACAF o FMF, parecen no tener algún problema con esta tradición de homofobia de los aficionados mexicanos”.

El hecho es que se ha abierto una investigación disciplinaria por conducta inapropiada de los espectadores durante los partidos México-Brasil y Camerún-México. Ahora la Comisión de Disciplina de la FIFA deberá demostrar que están dispuestos a aplicar las normas que ellos mismos se han dado en contra de la discriminación y el racismo.

La afición chilena también tiene sus problemas, porque después del portazo que aficionados sin boleto dieron en el Maracaná, los 87 detenidos fueron “invitados” a abandonar Brasil antes del sábado o si no serían deportados por las autoridades.

La actriz holandesa y embajadora de la UNICEF, Nicolette Van Dam, también está teniendo problemas en este Mundial al haber publicado en su cuenta de Twitter un fotomontaje en el aparecen Falcao García y James Rodríguez, aspirando la espuma que usan los árbitros y con la frase “El muro colombiano”.

Después de dos horas de críticas, la mujer borró la publicación y luego se disculpó diciendo: "Queridos colombianos, no había ninguna intención de ofender. Por favor, acepten mis disculpas honestas y sinceras".

Pero el chistecito le ha salido caro ya que la embajada colombiana ante la ONU le pedirá a la UNICEF que retire a Van Dam de la institución.

Finalmente, un mexicano cayó al mar del crucero MSC Divina que transporta a tres mil 500 aficionados de nuestro país a las distintas sedes en las que jugara México en la Copa del Mundo Brasil 2014. El asunto representa todo un conflicto de jurisdicciones porque la embarcación partió de Estados Unidos, la compañía naviera tiene su sede en Ginebra, Suiza; la embarcación tiene bandera de Panamá; y el incidente se presentó en aguas brasileñas.

Seguramente una vez que la embarcación toque tierra las autoridades brasileñas iniciarán una investigación en coadyuvancia con las autoridades panameñas a fin de determinar si se trató de un accidente, un suicidio o un homicidio. Además, la familia deberá enfrentarse a la naviera a fin de definir si no existe responsabilidad civil por parte de la misma. Total que todo un galimatías.

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción total o parcial con crédito a miabogadoenlinea.net