Philomena Lee, la mujer irlandesa en cuya historia se basó la multinominada película Philomena, se ha unido a las voces que exigen al gobierno de Irlanda un cambio en la legislación para abrir los archivos de las adopciones y que los hijos que buscan sus orígenes y los padres que buscan a sus hijos entregados en adopción, puedan reencontrarse.

De esta forma, esta mujer de 80 años que durante 50 años estuvo buscando al hijo que le obligaron a entregar en adopción, lanzó el viernes de la semana pasada el Proyecto Philomena que se une a los esfuerzos de otras agrupaciones irlandesas como la Alianza de los Derechos de Adopción, para forzar un cambio en la legislación de Irlanda y que se abran los más de 60,000 expedientes que existen en materia de adopción y que están en poder del estado, agencias privadas e Iglesia Católica, entidades autorizadas en ese país para entregar niños en adopción.

Philomena Lee, como muchas madres solteras irlandesas, fue obligada en la década de los años 50 a entregar a su hijo en adopción. Ella pertenece a una larga generación de mujeres calificadas como “caídas en desgracia”, muchas de las cuales fueron ingresadas a los asilos Magdalena, conventos administrados por la Iglesia Católica que despojaban a estas mujeres de su libertad y de sus derechos y las obligaban a trabajar sin remuneración. Estos asilos Magdalena, llamados así por María Magdalena, la prostituta de la Biblia redimida por Jesús, fueron calificados el año pasado por el gobierno irlandés como una “vergüenza nacional”.

Al lanzar su proyecto, Philomena declaró que si la legislación hubiera permitido la apertura de los expedientes, su hijo no hubiera muerto sin conocer las razones por las cuáles ella lo entregó en adopción, o sin saber que ella también lo estaba buscando como él a ella. La posibilidad de revisar esos expedientes, “hubiera significado todo para mí, lo hubiera encontrado”, sentenció esta incansable mujer.

En el lanzamiento del Proyecto Philomena, Susan Lohan, cofundadora de la Alianza de los Derechos de la Adopción, dijo: “Es un imperativo moral para el gobierno el actuar y actuar pronto antes de que otras madres fallezcan. Pretendiendo proteger los derechos de esas madres están, de hecho, atropellando los derechos humanos de las personas que fueron adoptadas”.

Asimismo agregó que al evitar que los que fueron adoptados tengan acceso a la información sobre su adopción, se están violando varios convenios internacionales por lo que dijo que sospecha que tendrán que llevar al gobierno irlandés “gritando y pateando” hasta la ONU.

La película Philomena ya ha recibido varios premios y ha sido nominada por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, Premios Oscar, como mejor película y su protagonista, Judi Dench, como mejor actriz.

Más información NY Times

miabogadoenlinea.net