La revisión de la acusación y condena de Roman Polanski por pedofilia, se está llevando a cabo en una corte de Los Ángeles, por supuesto sin la presencia del director de cine, quien es considerado prófugo de la justicia para el gobierno de los Estados Unidos.

 

Su abogado declaró en audiencia el pasado lunes que la presencia de Polanski es irrelevante en un juicio en donde se revisa, no la culpabilidad o inocencia del acusado por pedofilia, sino en cuanto a la violación de sus garantías constitucionales en ese juicio y en ese sentido que se revoque la sentencia en que se condenó por pedofilia al director de cine.

 

Sin embargo hacia finales de la semana el juez encargado del caso, tras ver el documental de Polanski, determinó que había suficientes datos para concluir que durante su primer juicio habían habido faltas por parte del juez y los fiscales, pero que Roman Polanski debía presentarse ante el tribunal personalmente para solicitar la anulación de aquel juicio.

 

Polanski vive en Francia, desde donde no puede ser extraditado, a partir de la década de los 70 en que fue acusado de mantener relaciones sexuales con una niña de 13 años, que ahora a sus 45 años declaró por medio de su abogado que es momento de concluir con ese caso.

 

El director no ha regresado a los Estados Unidos donde es prófugo de la justicia y ya veremos si se arriesga a viajar y ser detenido y quizá enfrentar otro juicio por haber huido.

 

Para apoyar su causa ante los tribunales, el director realizó un documental sobre los hechos, al que tituló Wanted and Desired.

 

Fuente NY Daily News

www.miabogadoenlinea.net