En el Super Bowl XLVI realizado el pasado 5 de febrero de 2012 la cantante Mathangi "Maya" Arulpragasam conocida como M.I.A., dio la nota cuando, mientras  acompañaba a Madonna en el espectáculo de medio tiempo, hizo la señal del digitus impudicus con el dedo medio extendido.

 

Todo parecía indicar que el asunto no había tenido consecuencia, como si sucedió con el seno de Janet Jackson en el Super Bowl de 2004, pero resulta que no es así.

 

Ha trascendido que un mes después de ocurrido el incidente la NFL inició acciones legales, presentando una demanda ante la Asociación Americana de Arbitraje, exigiendo de la artista 1.5 millones de dólares por la presunta violación de su contrato y empañar la buena voluntad y reputación de la liga.

 

Durante dieciocho meses los abogados de la NFL han insistido en que la artista sea considerada responsables de sus acciones en juicio sumario antes de pasar a un juicio por daños y perjuicios.

 

La NFL señala que el conflicto se debe al "intento descarado, intencional y calculado de M.I.A., para obtener publicidad a nivel mundial y llamar la atención sobre sí misma, haciendo un gesto ofensivo para las cámaras".

 

La artista esperaba poder llegar a un acuerdo privado ya que ni la NBC, televisora que transmitió el partido,  ni la Federal Communications Commission tomaron acciones en relación con el caso, pero la NFL considera que M.I.A. realizó un "gesto ofensivo ... en flagrante desprecio por los valores que forman la piedra angular de la NFL y el Super Bowl ".

 

Como el asunto no va por buen camino para M.I.A., ella y sus abogados han decidido hacer el caso público, atacando precisamente esos “valores” que la NFL afirma defender.

 

"Afirmar la existencia de una supuesta reputación de la NFL es hilarante," dice el representante legal de M.I.A., "si se analiza ese argumento a la luz de los delitos que cada semana cometen sus estrellas, las recompensas que ofrecen los entrenadores por agredir a jugadores contrarios, los comentarios homofóbicos y racistas proferidos por sus jugadores o el completo desprecio por la salud de los jugadores y las muertes prematuras que han resultado de lo mismo".

 

Y concluye el abogado: "Invitamoss a la gente a que nos presenten ejemplos de cómo las acciones de la NFL, sus estrellas, entrenadores, anunciantes, emisoras, médicos de los equipos y los propietarios han dañado o destruido todo vestigio de cualquier buena reputación de la que pudiese haber disfrutado la NFL. Estos ejemplo, que planeamos usar para reforzar la defensa de MIA, ayudarán a balancear el campo de juego, ya que muy bien podrían eliminar la carga de llevar a cabo un estudio formal sobre la historia del comportamiento malsano de la NFL".

 

Si lo que la NFL quería era proteger o recuperar su reputación, en este caso la está poniendo en riesgo.

 


Más información en hollywoodreporter.com/thr-esq/

 

www.miabogadoenlinea.net