Como resultado de un proceso de mediación, la NFL llegó a un acuerdo con los más de 4,500 exjugadores de fútbol americano que demandaban a la liga por haberles ocultado información sobre los peligros de salud que a largo plazo representan las múltiples contusiones que los jugadores reciben y que los han llevado a sufrir desde depresión a demencia y otras enfermedades neurológicas.

 

El acuerdo, que debe ser aprobado por la juez federal de distrito Anita Brody, establece la entrega de $765 millones de dólares por la NFL, la liga de fútbol americano, como compensación y para estudios médicos e investigación sobre las lesiones que se ocasionan al practicar este deporte.

 

La mediación fue encabezada por Layn Phillips, quien fue juez federal de distrito, y conjuntó las múltiples demandas que empezaron a interponerse en julio de 2012 en los Estados Unidos por jugadores retirados y sus esposas y que incluyen estrellas del deporte como Jim McMahon, ex mariscal de campo de los Osos de Chicago, y Jamal Lewis.

 

Las demandas, que iniciaron con 75 jugadores, fueron creciendo en número hasta llegar a 4,500 procesos judiciales en varios distritos, razón por la cual se solicitó al Panel Judicial de Litigios en Múltiples Distritos, que es el órgano encargado de determinar si varias acciones civiles iniciadas en diferentes distritos federales tienen aspectos en común, que fueran atraídas y litigadas en un solo distrito federal, en este caso en Pensilvania.

 

En el acuerdo se establece que $675 millones se destinarán para compensar a los exjugadores o a sus familias por los daños sufridos; $75 millones se destinarán para realizar exámenes médicos; y el resto del dinero se aplicará a tareas de investigación y a realizar avisos sobre el tema. La NFL entregará el 50 por ciento del dinero en tres años y el resto será amortizado en 17 años.

 

Es importante señalar que en este acuerdo la NFL obtiene a cambio la asunción de responsabilidades, es decir, los demandantes aceptan que la liga no tuvo responsabilidad en las lesiones ocasionadas.

 

Como ya se señaló, el acuerdo debe ser revisado y en su caso aprobado por la juez Anita Brody del juzgado de distrito de Pensilvania, y de ser así se dará por terminado este conflicto.

 

Para el juez que actuó como mediador, se trata de un acuerdo histórico porque asegura que los exjugadores de la NFL que merecen ser compensados reciban esa compensación, además de que asegura que se promuevan mayores medidas de seguridad en todos los niveles del fútbol.

 

El acuerdo llega en un momento propicio para la liga pues la temporada oficial de la NFL inicia la próxima semana.

 

 

Más información THR

 

www.miabogadoenlinea.net