Alex Rodríguez, tercera base del equipo de béisbol de los Yankees de Nueva York, contrató la semana pasada a quien la prensa ha calificado como el abogado más odiado en Nueva York.

 

Se trata de Joe Tacopina quien este lunes concedió una entrevista a un programa matutino en el que declaró que la evidencia que la Liga tienen en contra de su cliente no podrá sostenerse ni ante un panel de arbitraje ni ante una corte judicial.

 

A-Rod, como se le conoce al jugador, fue suspendido por la MLB, Major League Baseball, por 211 juegos por el uso de drogas para incrementar su productividad. Sin embargo esa suspensión ha sido apelada por el jugador, razón por la cual el jugador sigue en el terreno de juego despertando diferentes pasiones entre aficionados y rivales de los Yankees.

 

Respecto de la evidencia, Joe Tacopina declaró que la mayor parte de ésta proviene de Anthony Bosch, el dueño de la clínica en Florida que proporcionaba las drogas a Rodríguez y a otros jugadores que también fueron sancionados, y que no cree que Bosch declare ante la MLB y se incrimine.

 

Durante el programa de televisión de ayer lunes, el abogado Joe Tacopina recibió de la MLB una carta en la que se permite a Rodríguez y a su equipo legal renunciar a la cláusula de confidencialidad lo que significa que podrá defenderse públicamente exhibiendo todas las pruebas que considere oportunas. Sin embargo esto también significa que la Liga podrá renunciar también a esta confidencialidad y hablar públicamente sobre los antecedentes de A-Rod y el uso de esteroides, historia que al parecer es larga y abundante.

 

El abogado también se refirió a las pruebas que dice tener de que A-Rod tenía una lesión en la cadera al final de la temporada pasada, pero de la que los médicos del equipo de los Yankees no le informaron sino hasta el final de la serie de playoffs en que los Yankees fueron derrotados por los Tigres de Detroit.

 

Alex Rodríguez ha declarado en ya varias ocasiones que las acusaciones son un medio de la administración de su equipo para dar por terminado su contrato y dejarle de pagar así varios millones de dólares, con lo que acusa al equipo de estar coludido con la MLB.

 

La administración de los Yankees ha respondido que se trata de acusaciones falsas, pero unos y otros tendrán que demostrar sus dichos ante el panel de arbitraje que escuchará este caso.

 

Para evitar más controversias A-Rod ha decidido cerrar la boca y ponerse a jugar, confiando plenamente en su equipo legal y en su nuevo abogado que con honorarios de $750 dólares por hora tendrá que dar muy buenos resultados logrando, por lo menos, que la suspensión se reduzca a 50 o 60 juegos, sanción que recibieron otros jugadores.

 

 

Más información newsday.com

 

www.miabogadoenlinea.net