La discusión sobre las causas de la muerte del pintor Vincent van Gogh ha resurgido tras la publicación de un artículo en la Revista Burlington por parte de dos especialistas del Museo van Gogh de Ámsterdam.

 

En este artículo los especialistas, Louis van Tilborh y Teio Meedendorp refutan la teoría del asesinato presentada hace dos años por los estadounidenses Steven Naifeh y Gregory White en una biografía publicada sobre el artista.

 

En dicha biografía los estadounidenses sostienen la teoría de que Van Gogh no se suicidó, sino que fue asesinado por un adolescente de 16 años, René Secrétan, quien junto con su hermano Gastón, solía acosar al atribulado pintor.

 

Basan esta teoría en la entrevista que René Secrétan concedió poco antes de morir en que aceptó que era dueño de una pistola que usaba para matar ardillas, pero que Van Gogh le robó para matarse y aceptó que él y su hermano solían molestar al pintor.

 

Además dicen que por las palabras de los médicos que atendieron a Vincent van Gogh por el disparo en el pecho, Paul gacheta, amigo del pintor, y Jean Mazery, se pude inferir que el disparo fue hecho desde la distancia pues los médicos describieron que la bala entró desde un inusual ángulo oblicuo.

 

Esta teoría del asesinato, premeditado o accidental, la refuerzan con una serie de rumores que hubo en la región de Auvers-sur-Oise en Francia, donde murió el pintor, sobre dos jóvenes que dispararon accidentalmente a Van Gogh, pero quien los protegió diciendo que había intentado quitarse la vida.

 

Después del disparo Vincent van Gogh sobrevivió dos días para finalmente morir el 27 de julio de 1890.

 

Los especialistas del museo en Ámsterdam refutan cada argumento del homicidio reforzando la teoría de que Van Gogh se suicidó y para ello exhiben pruebas del estado de ánimo del pintor en sus últimas semanas de vida, reflejadas en sus dos últimas obras inconclusas, testimonios y evidencia forense que indica que la herida de bala era color marrón con un halo morado, concluyendo que lo marrón fue producto de la pólvora y lo morado por el impacto de la bala lo que indica que la pistola estaba muy cerca del pecho del artista.

 

En el artículo publicado por la revista Burlington, especializada en arte, los especialistas concluyen que de alguna manera el pintor robó la pistola a los hermanos Secrétan y después de haberlo considerado seriamente y no de forma impetuosa, decidió quitarse la vida a los 37 años de edad. Concluyen que hubiera sido absurdo proteger a dos adolescentes que le hacían la vida difícil y no decir la verdad a su hermano Theo, la persona más cercana a él y relevarle así de culpa.

 

Para reforzar la teoría de que Vincent van Gogh se suicidó debido a la angustia que sentía, citan sus últimas palabras según lo escribió Theo a su esposa Jo: “Así es como quería irme”. Theo agregó en esta carta: “Solo tomó unos minutos y después se acabó y encontró la paz que no pudo encontrar sobre la tierra”.

 

 

Más información The Art Newspaper

 

www.miabogadoenlinea.net