La semana pasada Rihanna ganó el litigio por propiedad intelectual que interpuso en Londres, Inglaterra, en contra de la empresa de ropa Topshop por la venta de camisetas que usaban su imagen.

 

El juez Birss del Alto Tribunal de Inglaterra y Gales falló a favor de la cantante por el error en que pudieron haber incurrido quienes compraron la camiseta suponiendo que se trataba de un producto aprobado por Rihanna.

 

El juez anotó que el centro de la disputa era una acción conocida en materia de propiedad intelectual como passing off que es usada para proteger marcas no registradas del daño que su uso por terceros pueda generarle.

 

Aunque el juez concedió que en esta caso se configuraba la acción de passing off, declaró que no en todos los casos en que se use la imagen de algún famoso en una prenda de vestir se configura esta acción pues deben existir determinadas circunstancias como una mala representación y un daño a la reputación del propietario de la marca, o en este caso, imagen.

 

En el caso de Rihanna el juez estuvo de acuerdo con que el uso de su imagen de Topshop dañaba su reputación, no como cantante, sino como diseñadora de modas, quitándole control de su imagen en el mundo de la moda, siendo ella quien tiene el derecho de decidir en qué prendas coloca su imagen.

 

Pese a que Rihanna solicitó una compensación por daños, el juez en su declaración escrita del fallo no hizo referencia a los daños ni a su compensación.

 

 

Más información Guardian

 

www.miabogadoenlinea.net