Tras el escándalo que se ha desatado en torno de Rubina Ali, la niña que participó en la película ganadora del Oscar, Slumdog Millionaire (Quisiera ser Millonario), cuando se descubrió que su padre estaba en tratos para vender a la joven actriz a una supuesta pareja de personas en Dubai por $300 mil dólares, los realizadores del filme han salido en defensa de la niña.

 

Mediante la creación del Fideicomiso Jai Ho, han asegurado el futuro no solo de Rubina y sino también de sus hermanos pues son concientes de la situación de pobreza en que vive su familia en la India.

 

 

A través del fideicomiso se contrató a un trabajador social encargado de hacer visitas periódicas a Rubina y a su familia para asegurar el mayor bienestar de la niña y aconsejar y auxiliar a sus padres en su educación. Pero además a través del fideicomiso se proporciona a la familia una cantidad de dinero mensual para gastos y se garantiza el pago de la educación de la actriz y sus hermanos, independientemente de que se tiene previsto que Rubina reciba una considerable cantidad de dinero al cumplir los 18 años.

 

El fideicomiso también cubre a la otra co-estrella de la película, el actor Azharuddin Mohammed Ismail.

 

Esperemos que estas nuevas condiciones y la vigilancia estrecha del trabajador social le den a Rubina y a sus hermanos la posibilidad de salir adelante del circulo de pobreza e ignorancia en el que viven sus padres.

 

Fuente USmagazine.com

 

www.miabogadoenlinea.net
Pin It