Los creadores de cómics en Gran Bretaña se han pronunciado en contra de una disposición de la ley contra la pornografía infantil que establece la prohibición de posesión de cualquier imagen de una actividad sexual con niños.

 

Los afectados mencionan que esta ley es una involución que llevará hacia la autocensura ya que se podría caer en el extremo de perseguir la posesión de cómics como Watchmen o Lost Girls de Alan Moore, ambas novelas gráficas de culto, algunas de cuyas imágenes pueden ser confundidas con niños.

 

 

Lo anterior debido a que la redacción de la disposición es muy amplia y ambigua y podría incluir imágenes que parezcan de niños, aunque no lo sean.

 

Diferentes artistas y editores del mundo del cómic se han manifestado contra esta ley y mencionan que el problema está en saber donde se encuentra la línea entre el erotismo, la pornografía y el arte.

 

En Alemania ya se llevó a juicio a Nazario, dibujante y escritor de nacionalidad española, por su cómic Anarcoma, que trata sobre una heroína transexual que se mueve en el mundo de la prostitución barcelonesa, por cargos de corrupción de la juventud debido a la crudeza de sus textos y de sus dibujos.

 

¿Libertad de expresión o delito?

 

Fuente Público.es 

www.miabogadoenlinea.net