Cindy Lee García, la actriz de la película La Inocencia de los Musulmanes, vuelve a intentar detener por la vía legal el video de 14 minutos de la cinta que ha generado violentas manifestaciones entre los musulmanes. Así que ahora vuelve a demandar de YouTube y Google el retiro del vídeo pero a través de una demanda federal.

 

Lo interesante de esta nueva demanda es que además de intentar las causales que esgrimió ante una corte estatal, de difamación, prácticas de comercio ilegales y fraude, intenta demostrar que ella tiene derechos de autor.

 

En su demanda federal, Cindy Lee García dice tener derechos de autor sobre la cinta por su actuación, un tema muy interesante desde el punto de vista legal y que será un enorme reto demostrar que posee estos derechos.

 

Usualmente los actores no demandan la autoría porque antes de iniciar el trabajo firman una renuncia a ciertos derechos, como los de autor, lo que a su vez los protege de demandas de difamación. Cindy Lee García argumenta que nunca firmó una renuncia de este tipo por lo que tiene derechos de autor sobre su actuación. Además señala que nunca firmó un contrato que implique que “alquiló” sus servicios lo que significa que ella creó con su actuación parte de la película.

 

El reto se presenta por un lado porque tradicionalmente se ha dicho que la cosa sobre la que se reclama autoría debe ser tangible y aunque si bien la actuación quedó plasmada en una cinta, judicialmente se podría considerar que no es suficiente. Sobre este tema se ha escrito y analizado sobre si los actores crean con su actuación o solo expresan mediante ella.

 

Por otro lado existe ya un precedente ante una corte federal que dice que una aportación creativa no es suficiente para demostrar la autoría. En ese caso, relacionado con la película Malcolm X,  los magistrados expusieron que al considerarse que toda contribución es valiosa se dan los créditos en todas las películas a todos los que participaron, no nada más a los actores sino también a iluminadores, empresa de casting, maquilladores, etcétera.

 

Si Cindy Lee García, pese a los enormes obstáculos que tiene enfrente, logra demostrar que tiene derechos de autor sobre la película, entonces YouTube no podría ampararse en la Digital Millenium Copyright Act, ley en que se ha amparado esta empresa para no retirar los videos y entonces podría iniciar el trámite para retirar el video, algo que la empresa no siempre está dispuesta a hacer.

 

En este caso YouTube se vería en una situación todavía más complicada porque Cindy Lee García no solo está demandando a YouTube sino a las cientos de personas que han vuelto a subir el vídeo y en este caso YouTube tendría, contrario a su política, que identificar a todos aquellos que subieron el vídeo a fin de que dejen de ser “John Doe” y se individualicen.

 

Todo un reto el que tiene enfrente esta demanda no solo para el abogado de la actriz, sino para la defensa y particularmente para el juez a quien le ha tocado revisar el caso en primera instancia.

 

 

Más información THR

 

www.miabogadoenlinea.net