El nombre de Britney Spears no deja de rondar por los tribunales en Estados Unidos. Ahora se trata de una orden de restricción en contra de Sam Lutfi, su ex manager, que el padre de la cantante, Jamie Spears, prentende que se haga permanente.

 

Jamie Spears, tutor de la cantante, declaró en la corte en que se lleva el caso, que Sam Lutfi entregó a la cantante pop un teléfono celular prepagado para seguir manteniendo comunicación con ella, con lo cual estaría violando la orden de restricción que actualmente existe. Según su padre, Britney admitió ante él que el teléfono se lo habían hecho llegar en un hotel.

 

El padre de la cantante alega que la presencia de Lutfi es nociva para su hija ya que cuando él estaba a cargo, fue el momento en Britney perdió a sus hijos y estancó su carrera, y se refirió a él como un predador y una persona muy peligrosa para su hija ya que le ocasiona angustia y desesperación. Y con estas razones pretende que la corte haga permanente la actual orden de restricción que pesa sobre el ex manager, pero que se emitió de manera temporal.

 

No estaría del todo mal que en la decisión judicial se le recomendara a Britney que madurara y empezara a cuidarse ella misma también y a no aceptar las llamadas de personas que no le dejan nada bueno. 

 

Fuente NY Daily News
www.miabogadoenlinea.net