Parecería que a Chad Johnson, antes conocido como Chad Ochocinco, su mundo se le desplomó en un solo fin de semana, consecuencia de sus acciones.

 

El sábado fue arrestado por la policía de Miami tras una acusación de agresión a su reciente esposa, Evelyn Lozada, a quien supuestamente golpeó en la cabeza mientras  discutían en su vehículo.

 

Según los rumores, la discusión inició cuando ella confrontó a su marido sobre el recibo de un paquete de condones.

 

Como haya sido o por las razones que fueran, Chad, quien el pasado 23 de julio cambió legalmente su nombre de Ochocinco a Johnson,  fue detenido. Se le fijó una fianza por $2,500 dólares y fue puesto en libertad, pero el proceso sigue su curso.

 

Quizá esa acusación fue la gota que derramó el vaso de agua y el domingo los Delfines de Miami, equipó que lo había contratado para la siguiente temporada, anunció que daba por terminada la relación laboral. El entrenador de los Delfines, Joe Philbin, declaró que la decisión no la tomaba por una situación en particular, sino porque creía que no iba a funcionar en su equipo.

 

Su despido del equipo no fue la única mala noticia. Este lunes, la empresa de televsión VH1 anunció que retiraba de su programación el reality show que habían preparado sobre Chad y Evelyn, llamado Ev and Ocho, y que estaba programado para salir al aire el próximo tres de septiembre. En un comunicado de prensa la empresa de televisión expone que la decisión se tomó por la grave acusación de violencia familiar que pesa sobre el ¿ex? jugador de fútbol americano.

 

Chad, quien en el pasado obtuvo varios premios y reconocimientos como receptor en la NFL, jugó la temporada pasada con los Patriotas de Nueva Inglaterra, equipo que perdió el campeonato frente a los Gigantes de Nueva York.

 

Pero Chad ya se había empezado a dedicar a participar en programas de televisión como Dancing with the Stars, y en el documental que HBO hizo sobre los Delfines de Miami, hasta haber obtenido su propio programa de televisión, que, como se indicó, fue cancelado antes de iniciar.

 

Se casó con Evelyn el pasado cuatro de julio. Ella ya también tiene tablas frente a las cámaras de televisión pues como prometida del ex jugador de basquetbol Antoine Walker, participó en la primera temporada de Basketball Wives, también de VH1.

 

Esperemos que Chad termine la semana sin más sobresaltos y que la noticia de lo que parece un inminente divorcio, espere unos días para que tome algunas bocanadas de aire que le permitan seguir adelante.

 

 

Más información THR

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It