El juicio contra las tres integrantes de la banda punk rusa Pussy Riot comenzó el lunes de esta semana. A ellas se les acusa de disturbios públicos después de que durante una presentación frente a la Catedral de Moscú, Cristo Salvador, cantaran una canción de protesta contra Vladimir Putin, presidente, y pidieran a la Virgen María que los liberara de ese mal.

 

Durante la audiencia de este miércoles una de ellas, María Alekhina, sufrió un desvanecimiento por lo que la audiencia tuvo que ser suspendida para que se le proporcionara asistencia médica.

 

Esta situación dio oportunidad para que el abogado de estas tres mujeres denunciara los malos tratos a los que las autoridades penitenciarias están sometiendo a sus defendidas, los cuales podrían llegar a considerarse tortura.

 

De acuerdo con estas declaraciones no se les permite dormir suficientemente y después de ser levantadas a las cinco de la mañana son ingresadas a una pequeña habitación mal ventilada donde deben permanecer hasta el inicio de las audiencias que duran en promedio doce horas.

 

Asimismo, el abogado señala que no son alimentadas adecuadamente y que solamente les son concedidos entre 20 y 30 minutos del día para recibir un almuerzo rápido. Por esta razón María Alekhina sufrió un desvanecimiento pues sus niveles de azúcar en la sangre disminuyeron. Aclaró que su defendida es vegana y como tal necesita llevar una dieta rigurosa.

 

Al inicio del juicio las tres mujeres, Yekaterina Samutsevich, Nadezhda Tolokonnikova y María Alekhina, se declararon inocentes de los cargos, pero se disculparon por las molestias que su presentación pudo haber ocasionado. De ser encontradas culpables podrían ser condenadas a hasta siete años de prisión.

 

El caso de estas tres mujeres ha dividido a la opinión en Rusia pues muchos consideran que es el reflejo de la actual tendencia gubernamental del gobierno de Putin de silenciar a sus opositores.

 

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net