Podría parecer muy fácil el hecho de que Heath Ledger ganara el Premio de la Academia como mejor actor de reparto por su personaje de Joker en la película de Batman, el Caballero de la Noche, pero la realidad es que entregar un Oscar póstumo tiene sus intríngulis legales.

 

Por ejemplo, es la Academia quien debe designar a la persona encargada de recoger la estatuilla en caso de que el fallecido actor la ganara. Se trata así de un caso sin precedentes porque generalmente hay un cónyuge que reciba el reconocimiento, pero en este caso, al momento de su muerte, Ledger no estaba comprometido con nadie y su única heredera legal es su pequeña hija Matilda, de 3 años. Así que se está especulando si será alguno de sus padres o su hermana quien reciba el premio y diga el discurso de aceptación.

 

Pero el otro inconveniente que encuentra la Academia es el relativo a la firma del acuerdo que se hace con cada ganador en el sentido de que no pueden vender el trofeo sin antes haberlo ofrecido a la Academia por un valor convenido.

 

Así, legalmente la estatuilla corresponde a su heredera, pero ella es muy pequeña y sólo podrá recibirla cuando cumpla los 18 años y acepte o rechace el premio y firme el acuerdo legal. Mientras, quedará bajo la custodia de su representante legal, su madre la también actriz Michelle Williams, quien no tiene la facultad legal para efectuar ningún acto de comercio con el premio.

 

Pero la Academia ya ha previsto esta situación, por lo que de ganar Heath Ledger de manera póstuma, los abogados ya tienen todos los documentos legales listos para su firma.

 

Fuente BBC News  www.miabogadoenlinea.net