Una nueva demanda para Justin Bieber fue presentada. Esta vez por hacer lo que sabe hacer, dar un concierto y provocar los gritos de las niñas.

 

La demanda fue interpuesta por Stacey Wilson Betts, una mujer del estado de Oregon que llevó a su hija a un concierto del cantante el 14 de julio de 2010 en Portland.

 

Esta madre reclama en su demanda haber perdido audición después de ese concierto pues dice que ella y su hija estaba colocadas debajo de una especie de góndola de metal que amplificaba el sonido del ya de por si ruidoso concierto.

 

De acuerdo con la reseña de esta mujer, la situación se agravó cuando Bieber empezó a agitar las manos provocando los fuertes alaridos de sus espectadoras, sonido que también fue maximizado debido al diseño del escenario.

 

Por el fuerte sonido, Stacey Wilson dice haber quedado con daños permanentes en su audición y solicita la nada módica suma de $9 millones de dólares.

 

Habrá que esperar si el juez considera procedente la demanda porque es sabido por todos que acudir a un concierto significa ruido y escándalo, más si se trata de un artista que arranca los gritos más agudos de sus leales y adolescentes seguidoras.

 

 

Más información NY Daily News

 

www.miabogadoenlinea.net

 

Pin It