La pesadilla para John Travolta parece no terminar pese a que en su última aparición sobre la alfombra roja quiso disipar todos los rumores sobre su sexualidad besándose frecuentemente con su esposa Kelly Preston.

 

Esta semana la demanda es de un ex camarero de la línea de cruceros Royal Caribbean, quien al igual que los dos masajistas que lo demandaron recientemente, reclama acoso sexual por parte del actor de 58 años.

 

Quien demanda ahora es Fabián Zanzi, quien se dio a conocer en la televisión chilena cuando narró como el 9 de junio de 2009 fue “objeto del deseo” de Travolta.

 

Este hombre narra en su demanda que cuando llevó una bandeja de comida al camarote de Travolta, quien hacía un crucero en esos días, el actor le pidió que le revisara la parte de atrás de su bata, porque presumiblemente le molestaba la etiqueta. Cuando Fabián Zanzi se acercó, el actor se quitó la bata, “y forzó su cuerpo desnudo y su pene erecto” en contra del camarero a quien le dijo que era hermoso y le pidió que lo “tomara”. Travolta supuestamente ofreció a empleado del crucero $12,000 dólares por su silencio y discreción.

 

De acuerdo con la demanda, cuando avisó a sus superiores sobre lo ocurrido, no le permitieron hacer declaración al respecto y lo confinaron durante cinco días en una habitación.

 

Fabián Zanzi dice que el evento fue tan traumático que sigue recibiendo terapia por un severo estrés emocional y de ahí que esté solicitando una compensación por daños.

 

El abogado de Travolta, Marty Singer, abogado también de Charlie Sheen, declaró que esta demanda es solo la búsqueda de quince minutos de fama a expensas de su cliente y se pregunta por qué este sujeto esperó tres años para demandar, por qué después del incidente siguió trabajando en la naviera y por qué el único documento que consta por escrito sobre el incidente solo menciona que Zanzi tocó el cuello de Travolta.

 

La primera demanda contra Travolta por acoso sexual, interpuesta por un masajista de California, fue retirada porque se demostró que el día en que supuestamente habían ocurrido los hechos Travolta estaba en Nueva York. Sin embargo este sujeto dice que volverá a intentar la acción porque solo se equivocó de día y para demostrarlo ya contrató los servicios de la célebre abogada Gloria Allred.

 

El segundo demandante, un masajista de Atlanta, supuestamente declinó una oferta por $125,000  para terminar extrajudicialmente el asunto y ya también contrató los servicios de la abogada Allred para lograr un acuerdo (o un escándalo) mayor.

 

Y mientras tanto, John Travolta intenta por todos los medios llamar la atención hacia su más reciente película Savages, de Oliver Stone, y desviar la atención sobre su vida sexual.

 

 

Más información NY Daily News

 

www.miabogadoenlinea.net