El fiscal general de Israel, Yehuda Weinstein, declaró que es poco probable que su oficina presente acusación penal en contra de los autores del libro titulado Torat Hamelech que discute a la luz de las leyes judías la legalidad de matar a un no judío en tiempos de paz y de guerra.

 

El libro fue escrito por dos rabinos, Yitzhak Shapira y Yosef Elitzur, y aprobado por otros dos rabinos.

 

Este controvertido libro discute cuando es permisible matar a un no judío y señala, por ejemplo que cuando un judío se enfrenta a un no judío que no observa las siete leyes, llamadas Noahide, y lo mata para preservar esas siete leyes, su acto no es prohibido.

 

De acuerdo con el fiscal Weinstein el libro no incita a la violencia y solo se trata de un tratado religioso que analiza las leyes judías, además de que en ninguna parte del libro esos no judíos son llamados árabes o palestinos.

 

Así que basado en la dificultad de probar que el libro está dirigido a motivar actos de violencia contra árabes o palestinos y que se trata de un caso de libertad de expresión, es muy probable que no prospere la acusación penal que diversas organizaciones presentaron contra los autores del libro.

 

De acuerdo con estas organizaciones, no es necesario decir que los no judíos son árabes y palestinos debido a las circunstancias del país, y señalan que se trata de un libro que supone un peligro mortal por justificar ciertos actos de violencia.

 

Aunado con la denuncia penal, estos grupos solicitaron al Tribunal Superior que prohíba la distribución del libro en el territorio israelí y que destituya a uno de los rabinos que apoyó la creación del libro, y quien ostenta un cargo público.

 

¿Libertad de expresión o incitación a la violencia? Dadas las circunstancias históricas, sociales y religiosas de Israel se trata de una cuestión de difícil resolución.

 

 

Más información Haaretz

 

www.miabogadoenlinea.net