El Tribunal Nacional Antidopaje del Comité Olímpico Italiano (CONI) ha decidido inhabilitar por doce años al corredor italiano Riccardo Ricco por haber violado la normativa antidopaje al realizarse una autotransfusión de sangre.

 

El ciclista tuvo que ser atendido de emergencia en febrero de 2011 por un problema renal, y para salvar la vida, tuvo que confesar que se había hecho una autotransfusión con sangre que tenía guardada en el refrigerador, provocándole entre otras cosas, una insuficiencia renal.

 

La inhabilitación fue decretada según los artículos 2.2, 10.2 y 10.1 del Código de la Agencia Mundial Antidopaje, y expirará el 18 de enero de 2024.

 

Ricco todavía tiene la posibilidad de apelar la decisión en el Tribunal Arbitral del Deporte aprovechando la experiencia que ya tiene. Y es que esta es la segunda vez que sancionan a Ricco por dopaje. La primera fue en 2008 al ser encontrado culpable de consumir  CERA (Activador continuo del receptor de la eritropoyetina).

 

En ese caso recibió del Tribunal Nacional Antidopaje una sentencia de dos años, pero impugnó la sentencia ante el Tribunal Arbitral, órgano que le redujo la sentencia a 20 meses de suspensión.

 

Además de la nueva sanción, que de ser firme terminaría con su carrera, el Tribunal le condena a pagar una multa de 5,000 euros y los 15,000 euros de las costas del juicio.

 

La situación podría complicársele aun más, ya que las autoridades italianas podrían levantar cargos en su contra por lo que podría recibir una pena de entre tres meses y tres años de prisión.

 

 

Más información en revistamundociclistico.com

 

www.miabogadoenlinea.net