El escritor alemán de 84 años, Günter Grass, publicó un poema que ha generado el malestar de no pocos al acusar a Israel de ser la verdadera amenaza contra la paz mundial.

 

En su poema publicado en algunos periódicos este miércoles, el premio Nobel de literatura dice que es el reactor nuclear de Israel y no la “gran boca” de Mahmoud Ahmadinejad, presidente de Irán, el riesgo de un enfrentamiento nuclear entre ambas naciones.

 

En su poema hace un llamado a Alemania, su país natal, a dejar de vender submarinos a Israel pues señala en su escrito que supone que Israel, país que ha crecido como potencia nuclear sin supervisión internacional, planea dotar a esos submarinos con armas nucleares.

 

Las reacciones no se hicieron esperar. La embajada de Israel en Alemania emitió su queja por el contenido del poema titulado Lo que Debe Decirse, y declaró que se trata de una calumnia y que la verdadera amenaza a la paz mundial es Irán “un régimen brutal que no solo desconoce sino que abiertamente ha violado durante años acuerdos internacionales”.

 

En el año 2006 Günter Grass reveló haber formado parte de una organización paramilitar nazi, Waffen-SS, durante los últimos meses de la guerra, aunque señaló que su involucramiento con esas fuerzas armadas no había sido voluntario.

 

Y con ese antecedente, Grass expresó que durante muchos años guardó silencio sobre el programa nuclear de Israel porque su país había cometido “crímenes que no tienen comparación”, pero que ha visto como encubrir esa mentira con el silencio se ha vuelto obligatorio, de tal manera que descubrirla tiene un castigo que es ser acusado de antisemitismo.

 

Sobre el particular el gobierno de Alemania recordó que en ese país existe la libertad artística y la libertad del gobierno de no comentar sobre cada producción artística, zanjando el incómodo debate.

 

Porque Grass pudo haber ofendido a más de uno con su poema, pero salvo que se demuestre que con el ejercicio de su libertad de expresión está cometiendo una calumnia, todo queda en la libre manifestación de ideas, a través del arte, algo que el mundo occidental, Israel incluido, defendió del escritor Salman Rushdie cuando con su obra Versos Satánicos ofendió al Islam.

 

 

Más información Guardian

 

www.miabogadoenlinea.net