El mes de marzo del año pasado, el IFAB, International Football Association Board, organismo que elabora las reglas del fútbol, prohibió en las canchas de juego el uso de pañoletas y bufandas alrededor del cuello por suponer un riesgo para los jugadores, una decisión que afecta directamente a las mujeres musulmanas y el uso del velo islámico conocido como hijab, burka,  o niqab.

 

Por esta decisión en junio del año pasado, el equipo femenino de Irán, país en donde es obligatorio que las mujeres cubran sus cabezas, tuvo que retirarse de las eliminatorias para los juegos Olímpicos, con lo que Jordania alcanzó a clasificarse.

 

Por esas fechas fue nombrado vicepresidente de la FIFA el príncipe de Jordania Ali Bin Al Hussein, quien el mes pasado presentó al IFAB la moción para que esa regla sea eliminada, proponiendo el uso de un modelo de hijab adecuado para las jugadoras y que no represente riesgo alguno.

 

Este modelo de hijab fue elaborado por la diseñadora holandesa Cindy Van den Bremen, y es una prenda muy cómoda que no requiere de nudos ni alfiles y que al ajustarse con velcro no supone un riesgo para las jugadoras.

 

Cindy Van der Bremen no es musulmana, no está ni en contra ni a favor del uso del hijab, sino que se define como una mujer que está a favor del derecho de las mujeres de elegir.

 

El uso del velo islámico ha sido muy controvertido en muchos países de occidente en donde su uso ha sido prohibido en escuelas y oficinas de gobierno. En Francia la prohibición de usarlo alcanzó ya la vía pública con la imposición de multas para la mujer que se niegue a descubrir su cabeza.

 

El uso del velo islámico o hijab por las jugadoras musulmanas de fútbol no está prohibido por razones de seguridad ya que desde 2007 la FIFA estableció que los jugadores no deben portar ningún símbolo político, religioso o de opiniones personales. Pero para las mujeres musulmanas el uso de esta prenda es parte de su cultura y no necesariamente religioso, afirmación que es apoyada por el príncipe de Jordania para lograr la eliminación de la regla del fútbol internacional.

 

A la espera de una resolución por parte del IFAB para que los equipos femeninos de fútbol musulmanes puedan seguir en competencias de alto nivel, ya se ha creado una página en Facebook que ha logrado llamar la atención de más de 60,000 personas que apoyan la iniciativa llamada Let Us Play porque quizá esta vez no se trate de un asunto político sino solo de respetar el derecho de las mujeres de elegir lo que creen, lo que usan y el deporte que practican.

 

 

Más información Thenational.ae

 

www.miabogadoenlinea.net