La cadena de noticias CNN mostró al mundo como dos guardias chinos agredían al actor Christian Bale cuando intentaba visitar al abogado disidente Chen Guangchen, bajo arresto domiciliario desde el 2010.

 

De acuerdo con el actor, solo pretendía visitar al abogado, darle la mano y decirle que es una fuente de inspiración, pero los guardias le impidieron la visita como la han hecho antes con todos los que han pretendido visitar al abogado de la disidencia.

 

Chen Guangchen defendió en el pasado a un grupo de miles de mujeres que fueron víctimas de una agresiva campaña de planificación familiar que incluía procedimientos de esterilización forzosa y abortos. Llevar este caso le supuso pasar de exitoso abogado a perseguido por el régimen y en 2006 fue condenado a cuatro años y medio de prisión por destrucción de propiedad y por haber organizado a la multitud para bloquear el tránsito, delitos que según sus aliados fueron orquestados por las autoridades mientras él se encontraba detenido.

 

Liberado en septiembre 2010 este abogado de 40 años, fue puesto bajo arresto domiciliario, como muchos otros disidentes, sanción que se extiende a su esposa y a sus hijos. Desde entonces Dongshigu, la ciudad donde reside este abogado, está acordonada por las autoridades chinas que impiden las visitas a este defensor de los derechos humanos.

 

Christian Bale se encuentra en China en medio del lanzamiento de la película que filmó en ese país, llamada The Flowers of War, Las Flores de la Guerra, que es una película china y de la que se dice, es la más cara de la historia de la cinematografía de ese país.

 

La película cuenta la historia de un empresario estadounidense de una agencia fúnebre, Christian Bale, quien vestido como sacerdote católico ayuda a jóvenes chinas a encontrar refugio en un colegio católico durante la época de la invasión japonesa a China en la que se estima que unas 300,000 personas fueron víctimas de violación y de homicidio.

 

Se ha criticado mucho el tema de la película pues se trata de una parte de la historia de China que el gobierno comunista ha utilizado como medio de propaganda. Pero se trata de una película que si bien recibió algunos préstamos de bancos estatales, se hizo con capital privado, con lo que se pretende deslindar la participación del gobierno.

 

La película se estrena este fin de semana en unas 8,000 salas de cine en China y llegará a Europa y Estados Unidos el 23 de diciembre. Y frente a la excesiva publicidad que se ha hecho de la misma, el gobierno chino ha guardado silencio sobre la agresión a Christian Bale y su fallido intento por conocer personalmente al abogado Chen Guangchen.

 

 

Más información The New York Times

 

www.miabogadoenlinea.net