Un juez de Los Ángeles desechó el martes pasado una denuncia penal por secuestro en contra de siete miembros de una pandilla y que se centraba en un video sexual de Shaquille O’Neal, que resultó no existir.

 

El denunciante se llama Robert Ross, un productor musical que supuestamente fue secuestrado y golpeado en 2008 por estos pandilleros para quitarle el video sexual del basquetbolista.

 

Robert Ross denunció los hechos a principios de año y dijo que dicho atentado contra su integridad personal había sido como represalia de la amenaza que hizo a O’Neal de dar a conocer el video sexual, que luego confesó era inexistente y que inventó que existía después de una disputa de negocios con la estrella del basquetbol.

 

El enredo fue de tal magnitud que el fiscal de distrito decidió que no tenían suficiente confianza en lo dicho por Ross para continuar con la acusación de manera que el juez formalmente desechó la denuncia penal contra los siete miembros de la pandilla.

 

En la denuncia penal Ross no inculpó a Sahquille, pero si lo está intentado por la vía civil al haber demandado a la estrella del deporte y a un socio de ser los autores intelectuales de su supuesto a ataque, exigiendo de ellos una compensación por daños.

 

Así que Shaquille O’Neal seguirá siendo parte de esta historia hasta que por la vía civil se esclarezca la verdad legal.

 

 

Más información NY Daily News

 

www.miabogadoenlinea.net