Setenta y cinco exjugadores de futbol americano están demandando a la NFL, acusando a la organización de intencionalmente ocultar los riesgos de contusión

 

Entre los demandantes se encuentran el ex receptor abierto de los Delfines de Miami, Mark Duper, y los excorredores de los Gigantes de San Francisco, Otis Anderson y Rodney Hampton, quienes afirman tener lesiones sufridas a causa de contusiones múltiples en el campo.

 

La demanda señala que "la NFL conocía ya en la década de 1920 de los efectos nocivos en el cerebro de un jugador de una conmoción cerebral, que puede causar pérdida de memoria, demencia y otros problemas de salud. Sin embargo, hasta junio de 2010 ocultaron estos hechos de los entrenadores, jugadores y el público."

 

Inclusive, señalan que en un estudio de 1994 encargado por la NFL, titulado “Comité de la NFL sobre lesión cerebral traumática leve”, y un informe de 2004, negaron las consecuencias de las lesiones concluyendo que "no hay evidencia de agravamiento de las lesiones o deterioro crónicos acumulativos" por sufrir conmociones cerebrales múltiples.

 

La demanda también incluye al fabricante de cascos de la NFL, Riddell.

 

Los jugadores acusan a la NFL de fraude, negligencia y falta de aviso, y sostienen en la demanda que sufren de demencia, dolor de cabeza, pérdida de memoria, visión borrosa y depresión como resultado de las conmociones cerebrales repetidas al golpear su cerebro con el cráneo en diversas jugadas. Exigen una indemnización no determinada en la demanda.

 

Este tema ya ha sido cuestionado y revisado por el Congreso de Estados Unidos, así que no será fácil parta la NFL enfrentar este juicio

 

Más información en Hollywood Reporter

 

www.miabogadoenlinea.net