En el mundo ha comenzado un movimiento por la devolución de arte robado, promoviéndose la idea de que las cosas ya no son de quien las encuentra, sino de los legítimos propietarios que fueron despojados de su propiedad y tesoros culturales.

 

Esfuerzos mundiales para la devolución de arte robado por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, ya sean pinturas o incunables, o para que la Universidad de Yale regrese al Perú cientos de piezas saqueadas del Machu Picchu a principios del siglo pasado, para que el oro encontrado en barcos hundidos se reconozca como español por la nacionalidad del galeón, aunque peruanos y mexicanos argumenten que en realidad el oro pertenece a América, e incluso las gestiones que México hace frente a Austria para que regrese a nuestro país el penacho de Moctezuma.

 

De vez en cuando leemos el éxito de algunas de estas gestiones en donde el arte robado regresa a las manos de sus legítimos dueños, como el caso de una pintura con la imagen de Cristo que el cantante británico Boy George accedió a regresar a la Iglesia Ortodoxa de Chipre.

 

La imagen fue robada de la iglesia de San Charalambos localizada en Nueva Chorio-Kythrea, Chipre, en 1974 durante la invasión turca. La obra llegó a manos de Boy George en 1985 cuando la compró a un vendedor de arte, desconociendo que se trataba de una pieza robada.

 

Cuando finalmente se demostró la propiedad original de la iglesia de Chipre, el cantante accedió a regresar la pieza en Londres a sus legítimos dueños, a fin de que sea trasladada a Chipre y expuesta en la iglesia.

 

No se menciona si Boy George recibió alguna clase de compensación por la devolución de la imagen, o solamente algo de publicidad que limpie un poco si dañada imagen después de haber ido a la cárcel por el secuestro de un hombre

 

Más información BBC

 

www.miabogadoenlinea.net

 

 

Pin It