Logo de Netflix

 

Persona caracterizada en la serie de Netflix, Inventing Anna, demanda a la empresa de streaming por difamación

En un tribunal federal en Delaware, Estados Unidos, se presentó una nueva demanda por difamación en contra de Netflix por la representación que hacen en la serie Inventing Anna de Rachel Williams, amiga de Anna Delvey, la mujer que se hizo pasar como una rica heredera alemana y que defraudó a varias personas de clase alta en nueva York.

Inventing Anna es una serie creada para Netflix por Shonda Rhimes y su empresa Shondaland, basado en un artículo publicado en la revista New York en mayo de 2018 sobre la forma en que Anna Delvey, también conocida como Anna Sorokin, logró introducirse en la alta sociedad neoyorquina, mintiendo sobre sus antecedentes familiares en Alemania.

En cada capítulo de la serie se publica un descargo de responsabilidad en el que se lee: “Esta historia es completamente cierta. Excepto por las partes que están totalmente inventadas.”

Rachel Williams, quien fue amiga de Anna Delvey, y quien terminó por entregarla a las autoridades por fraude, ha presentado la demanda por difamación por la forma en que es presentada en la serie, reclamando que casi todo es inventado.

“Esta acción mostrará que Netflix tomó una decisión deliberada con fines dramáticos para mostrar a Williams haciendo o diciendo cosas en la serie que la retratan como una persona codiciosa, esnob, desleal, deshonesta, cobarde, manipuladora y oportunista”, se lee en la demanda.

Haciendo referencia a varias escenas en las que el personaje de Rachel Williams aparece en la serie, como en las que pasa las cuentas de bares y restaurantes a Anna, o la de un viaje a Marruecos en el que termina abandonándola cuando su tarjeta de crédito es rechazada, en la demanda se explica que no corresponden con la realidad y que presentan a Rachel Williams como la villana de la historia, dañando su imagen y su reputación.

Para tratar de demostrar que en la serie Netflix difamó a su representada, el abogado Alexander Rufus-Isaacs transcribe declaraciones de Shonda Rhimes y de la actriz Katie Lowes, que personificó a Rachel Williams, en las que explican la creación del personaje, para confirmar que intencionalmente el personaje fue erróneamente representado para poder contar una historia más interesante y que Netflix estaba al tanto de esta situación.

“La razón por la que tuvimos que presentar esta demanda es porque Netflix usó el nombre real y los detalles biográficos de Rachel, y la hizo parecer una persona horrible, lo que no es”, dijo el abogado Rufus-Isaacs. “El daño devastador a su reputación podría haberse evitado si solo Netflix hubiera usado un nombre ficticio y detalles diferentes. ¿Por qué no hicieron esto por ella, cuando lo hicieron por tantos otros personajes de la serie? Quizás la razón fue que había elegido jugar para el otro equipo, es decir, HBO”. Lo anterior porque Rachel Williams vendió los derechos de su historia a Vanity Fair y a HBO en un libro no escrito.

Según la demanda, de todos los personajes que aparecen en la serie, el de Rachel Williams es el único del que se presentan todos sus datos reales como nombre, lugar de trabajo, alma mater, y vecindario de residencia, lo que se afirma para exponer que Netflix deliberadamente hizo una caracterización falsa y difamatoria.

Lo anterior es importante porque en una decisión que negó la demanda por difamación presentada por una persona que dijo haber sido caracterizado en la película The Wolf of Wall Street, el panel de tres jueces señaló que “nuestra jurisprudencia de la Primera Enmienda requiere que un demandante demuestre que el personaje es lo suficientemente similar a él como para considerar que la declaración es 'acerca de él', que le concierne, y que la representación es falsa y difamatoria".

Según se explica en The Hollywood Reporter, para que las demandas por difamación de figuras públicas de alto perfil tengan éxito, se debe demostrar que las declaraciones presuntamente difamatorias se hicieron con malicia real, es decir, que hubo una intención de dañar con conocimiento previo de que lo dicho es falso, o que hay un desprecio temerario por la verdad.

Esta demanda es en contra de Netflix y no menciona ni a Shonda Rhimes ni a su empresa.

Más información hollywoodreporter.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net