Butacas de cine

 

Iglesia cristiana en Texas se disculpó por haber ejecutado y alterado el musical Hamilton y aseguró que pagarán por los daños

Después de recibir una notificación de cesar y desistir, la iglesia cristiana La Puerta (The Door) de McAllen, Texas, Estados Unidos, publicó en su cuenta de Instagram una disculpa por haber ejecutado y alterado sin permiso la exitosa obra de teatro Hamilton y aseguró que pagará por daños.

Hamilton es una obra musical creada por Lin-Manuel Miranda y que se estrenó en Broadway, Nueva York en 2015, generando desde su presentación una enorme recepción y crítica positiva. A ritmo de rap y hip-hop, relata la vida de Alexander Hamilton, uno de los “padres fundadores” de los Estados Unidos. Hasta el momento no se han concedido licencias ni profesionales ni amateur para presentar la obra, fuera de los elencos de la propia producción Hamilton.

La iglesia La Puerta puso en escena el musical a principios de mes, pero alterando la letra de algunas canciones para incluir referencias a Jesucristo e incluso escribieron una escena adicional en la que Alexander Hamilton se arrepiente y hace un llamado a quienes tienen “problemas” con el uso sustancias y la homosexualidad, para que pidan ayuda a Dios.

Cuando la producción del musical conoció de la puesta en escena de esta obra alterada, notificaron a la iglesia de que estaban infringiendo derechos de autor protegidos por la ley federal. Lin-Manuel Miranda, descendiente de puertorriqueños, dijo que dejaría “que los abogados hicieran su trabajo.”

“La familia ‘Hamilton’ representa la tolerancia, la compasión, la inclusión y, ciertamente, los derechos LGBTQ+”, declaró sobre esta interpretación del musical Shane Marshall Brown, vocero de Hamilton.

Bajo la ley federal del derecho de autor, las iglesias pueden representar trabajos protegidos durante los servicios religiosos, pero esta excepción no aplica para otras ejecuciones públicas.

Por tratarse de una evidente infracción a los derechos de autor, el incidente no ha llegado a los tribunales y, conforme con la declaración publicada por la iglesia, están dispuestos a pagar por los daños generados, en una cantidad que no ha sido especificada.

En el mensaje publicado en Instagram, la iglesia reconoce que no tenían licencia ni para ejecutar ni para alterar la obra musical y prometieron que no volverán a ejecutar el musical y que destruirán todas las grabaciones y videos que tengan, además del pago compensatorio por los daños.

“Respetamos los derechos de autor del autor y de los colaboradores de Hamilton”, se lee en la publicación. “Estos derechos de autor están protegidos por la ley federal. Reconocemos que existen vías legales para obtener una licencia para ejecutar la obra que no buscamos. Y nunca está permitido alterar una obra artística como Hamilton sin permiso legal”.

En el comunicado se agrega: “Nuestro ministerio utilizará este momento como una oportunidad de aprendizaje sobre las obras artísticas protegidas y la propiedad intelectual”.

Conocida la declaración de la iglesia, Shane Marshall Brown dijo que lo que reciban por concepto de daños será donado por la producción a la organización South Texas Equality Project, que apoya a la comunidad LGBTQ+ de McAllen.

Más información nytimes.com / bbc.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net