Juego de tenis

 

Espectadora a la que Nick Kyrgios acusó de estar borracha en la final de Wimbledon, declaró que podría demandarlo por difamación

Anna Palus, la espectadora de la final masculina de Wimbledon que fue sacada del estadio a petición del tenista australiano Nick Kyrgios, anunció que está lista para presentar una demanda por difamación en contra del tenista, que la acusó de haber tomado “como 700 tragos”.

Los hechos ocurrieron durante la final del torneo de tenis en Inglaterra el 10 de julio, cuando Kyrgios estaba jugando el tercer set del partido frente a Novak Djokovic. Con mucho enfado se dirigió al árbitro para quejarse de una espectadora, Anna Palus, diciendo que estaba muy borracha y que lo estaba distrayendo.

“Me distrae cuando estoy sacando en una final de Wimbledon. No hay otra ocasión más grande, no me creíste y luego lo volvió a hacer. Casi me cuesta el juego", dijo el australiano al árbitro. "¿Por qué sigue aquí? Está borracha y hablándome en medio de un juego. ¿Qué es aceptable?"

Después de la respuesta del árbitro, Kyrgios dijo: "Está bien, sáquenla. Sé exactamente cuál es. La del vestido, que parece haber tomado alrededor de 700 tragos, hermano".

Palus, que iba acompañada de su madre, fue sacada temporalmente de la Cancha Central en la que se jugaba la final del campeonato y luego le permitieron el regreso a su asiento.

Al final del partido, que Kyrgios perdió, Anna Palus, abogada polaca, declaró a medios que solo había tomado dos tragos y que, en realidad, trataba de animar el tenista. “Él siempre dice que la multitud está en su contra y quería demostrar que estábamos a su favor, quería animarlo”, dijo muy apenada.

Este martes, el tono de sus declaraciones fue de reivindicación frente a la humillación sufrida. “Durante el transcurso de la final, Nick Kyrgios hizo una acusación imprudente y completamente infundada en mi contra”, dijo a los medios.

“Esto no solo causó un daño considerable en el día, lo que resultó en mi retiro temporal de la arena, sino que la acusación falsa del señor Kyrgios fue transmitida y leída por millones de personas en todo el mundo, causándonos a mí y a mi familia daños y angustia muy importantes.

“No soy litigiosa, pero después de mucha consideración, he llegado a la conclusión de que no tengo otra alternativa que instruir a mis abogados, Brett Wilson LLP, para que inicien un proceso por difamación contra el señor Kyrgios para limpiar mi nombre. La necesidad de obtener vindicación y de evitar la repetición de la acusación son las únicas razones para emprender acciones legales”.

Brett Wilson LLP es una firma de abogados localizada en Londres, Inglaterra, especializada, entre otros, en difamación, privacidad y acoso en línea.

En su página web explican que la difamación es la publicación de una declaración a, por lo menos, otra persona, con tendencia a que el hipotético lector promedio piense menos de esa persona, aclarando que el hecho de que una declaración sea falsa, molesta y/o insultante no significa necesariamente que sea difamatoria. “Además, la publicación debe haber causado, o es probable que cause, un ‘daño grave’ a su reputación. En una demanda por difamación, la carga de probar que se ha leído una declaración y se ha sufrido un daño grave recae sobre el demandante.”

Si Nick Kyrgios, que en Australia enfrenta acusación penal por agresión a su pareja, y su equipo de abogados no llegan a un acuerdo compensatorio con Palus, la demanda por difamación procederá. Es necesario tomar en cuenta que, conforme con el derecho inglés, y como ya se mencionó, la carga de la prueba de que las declaraciones causaron daño grave por ser difamatorias, corresponde a quien acusa, razón por la cual litigar exitosamente estos casos en territorio inglés es complicado.

En su declaración a la prensa, Anna Palus dijo que el monto que obtenga como compensación, será donado a alguna institución de beneficencia.

Más información theguardian.com /ibtimes.sg

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net