Palacio de Windsor

 

Corte de Apelaciones desechó recurso sobre la audiencia secreta en que se decidió sellar testamento de Felipe de Edimburgo

La Corte de Apelaciones del Reino Unido desechó el recurso presentado por The Guardian y otros medios de comunicación en contra de decisión de mantener en secreto la audiencia en la que se selló el testamento del príncipe Felipe durante 90 años.

La audiencia objeto del recurso, fue celebrada en julio de 2021 ante el presidente de la División Familiar del Tribunal Superior, sir Andrew McFarlane, respecto de la decisión de sacar del escrutinio público el testamento de Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II durante 73 años y fallecido el 9 de abril de 2021 a los 99 años.

La audiencia no fue notificada a la prensa y en representación del pueblo estuvo Michael Ellis, abogado general, por lo que el juez McFarlane aseguró que al haber estado presente el abogado general para representar el interés público en este asunto, no se hacía legalmente necesaria la presencia de representantes de los medios de comunicación, razonamiento que fue recurrido.

La decisión tomada el viernes por mayoría de votos concluyó que al decidir no notificar a la prensa de esta audiencia, el juez no actúo de forma incorrecta ni injusta porque si bien el interés público debe ser tenido en cuenta en los asuntos judiciales, "estas son circunstancias excepcionales".

"Es cierto que la ley se aplica por igual a la familia real, pero eso no significa que la ley produzca los mismos resultados en todas las situaciones", explicando que “las dos cosas de importancia crítica para proteger eran… el interés público en a) proteger la dignidad y b) proteger los derechos privados de la soberana y los miembros cercanos de su familia”.

“La audiencia fue en un momento sumamente sensible para la soberana y su familia, y esos intereses no se habrían protegido si se hubieran prolongado las audiencias informadas en la prensa en lugar de una sola ocasión en la que se publicaron las razones completas de lo que se había decidido,” lo anterior justificando que hubo transparencia por la decisión del juez McFarlane de publicar un fallo explicando su decisión.

Los jueces aceptaron los argumentos de The Guardian de que el fiscal general no es la única persona que podía hablar del interés público en un asunto de derecho público, y aceptaron que la audiencia también podría haber recibido presentaciones de los medios.

Es una decisión un tanto polémica, especialmente después de la publicación en The Guardian de la investigación en que se concluye que la familia Windsor oculta en testamentos reales secretos 187 millones de libras esterlinas.

Por ley, cuando un británico fallece, su testamento queda abierto para asegurar que se cumpla. Aunque ninguna ley exenta a de esta disposición a la familia real, salvo a la reina o rey, por tradición se ha estado presentando la solicitud para sellar esta información.

En la decisión de sellar el testamento de Felipe durante 90 años, el juez McFarlane citó el antecedente más remoto de esta tradición y que se refiere al testamento del príncipe Francis de Teck, hermano menor de la reina María, fallecido en 1910. The Guardian expone que en este caso se solicitó que se sellara el documento para que no trascendiera a la opinión pública que el príncipe había legado varias joyas propiedad de la realeza a una amante.

“Este fallo judicial es totalmente inapropiado en un país que pretende ser una democracia moderna. Es un argumento espurio que el sellado del testamento de Felipe es necesario para mantener la dignidad de la corona.

“La dignidad se gana, no es un derecho. Y la dignidad se gana no actuando de manera indigna, no aplicando un manto de secreto a lo que debería estar abierto”, declaró sobre la decisión Norman Baker, quien fue ministro del partido Liberal Demócrata.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net