Palacio de Windsor

 

Consejo de la ciudad de York aprueba retirar título honorario al príncipe Andrés y le piden que renuncie al título de duque de York

En 1987, en una ceremonia cívica que logró la concurrencia de unas 200,000 personas, el Consejo de York, Inglaterra, concedió al príncipe Andrés la inmunidad honoraria, un título que las ciudades y municipios ingleses pueden conceder a personas por servicios sobresalientes.

En el caso de Andrés, el título honorario se concedió como una regalo por su boda, celebrada un año antes, con Sarah Ferguson, y en sintonía con el regalo de bodas que su madre, la reina Isabel II, concedió a la pareja al hacerlos duques de York.

Esta semana, en una sesión que no duró más de 25 minutos, con unanimidad de votos y dos abstenciones, los consejeros de York decidieron retirar el título honorario al príncipe y lo conminaron a renunciar al título de duque de York para que no quede rastro de su vínculo con esa ciudad, capital del condado de Yorkshire.

La petición para retirar el título al príncipe fue presentada por el joven consejero liberal demócrata Darryl Smalley una vez que la ciudad recordó que habían concedido ese honor a una persona que ha caído en desgracia al haber sido vinculada con abuso sexual.

“La inmunidad honoraria de York es el mayor honor que nosotros, como ciudad, podemos otorgar a quienes representan lo mejor de York”, declaró sobre el tema el consejero Smalley. “El honor lo tienen muchas personas notables y consumadas que lo llevan con orgullo y responsabilidad.”

Pero la notabilidad del príncipe, por haber nacido en cuna noble, se terminó por desvanecer en febrero de este año cuando se conoció que Andrés había llegado a un acuerdo con Virginia Giuffre, la mujer que lo acusó en Nueva York de haber abuso sexual cuando ella era menor de edad.

“Habiendo sido despojado de sus roles militares y patrocinios reales por la Reina, creemos que es correcto eliminar todos los vínculos que el príncipe Andrés todavía tiene con nuestra gran ciudad.

“La eliminación de este título honorífico envía el mensaje correcto de que nosotros, como ciudad, apoyamos a las víctimas de abuso. El siguiente paso lógico ahora es que el príncipe Andrés haga lo correcto y renuncie a su título de Duque de York. Si no lo hace, el gobierno y el Palacio de Buckingham deben intervenir para quitarle el título y finalmente poner fin a la conexión del príncipe Andrés con York”.

En el acuerdo al que Andrés llegó en la demanda civil presentada en su contra por abuso sexual, no aceptó haber cometido ningún delito, pero para la mayoría de los británicos esa falta de aceptación no tuvo mayor trascendencia porque el carácter del príncipe se vio disminuido a sus ojos.

Además, mucho se ha especulado sobre el monto que costó ese acuerdo, sin tomar en cuenta los honorarios legales, y de dónde salió el dinero.

A decir de la consejera Aisling Musson, el Consejo de York debía proceder con el despojo del título, como una deuda para las personas de York, “particularmente aquellas que han sido afectadas por la violencia sexual, abuso o tráfico de personas. Nuestro primer deber no es nuestra reputación, sino su bienestar y protección.”

Se antoja poco probable que Andrés, que ya fue despojado de otros títulos reales y de honores militares, voluntariamente renuncie al título de duque de York. Correspondería al Parlamento quitarle el título mediante una ley, lo que también parece poco plausible, al menos de momento.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net

Imagen Palacio de Windsor