Obra de Pisarro en disputa

 

Suprema Corte de Estados Unidos concluye que leyes de California aplican en disputa de obra de Pissarro del Museo Thyssen-Bornemisza

Durante la sesión del 21 de abril, la Suprema Corte de los Estados Unidos resolvió por unanimidad de votos que los tribunales de California son competentes para dirimir la controversia sobre la propiedad de un cuadro de Camille Pissarro, presentada por los herederos de la propietaria que lo vendió durante el régimen nazi y el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, España.

Se trata de la disputa sobre la propiedad de la obra Rue Saint-Honoré, dans l'après-midi. Effet de pluie (1897) de Pissarro, vendida en 1939 por Lilly Cassirer, una mujer judía, a los nazis, a cambio de un pase para salir de Alemania. Tras sucesivas ventas, en 1976 el barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza adquirió la obra y en 1993 la vendió a la Fundación Colección Thyssen-Bornemisza y con ella se creó un museo para exhibirla en el Palacio Villahermosa, en Madrid.

David y Ava Cassirer, nietos de Lilly Cassirer, y residentes en California, pidieron a los tribunales españoles en 2001 la devolución de la obra bajo el argumento de que se trata de arte robado por los nazis. Cuando en 2005 la justicia española les negó la petición, llevaron el caso a los tribunales federales de los Estados Unidos en Pasadena, California.

Las decisiones en los tribunales estadunidenses han sido variadas, pues unos han fallado conforme con la legislación española y otros según las leyes federales de los Estados Unidos o locales de California y fue sobre este tema que la Suprema Corte resolvió, no sobre la propiedad de la obra de arte.

Durante las audiencias de enero de este año en la Suprema Corte, el abogado David Boies, representante de los herederos, expuso que en el caso, el Museo, al ser tratado como una entidad privada, deben aplicarse las leyes de California y no las federales ni las españolas. Argumentó que no puede aplicar en el caso la Ley de Inmunidad Soberana, Foreign Sovereign Immunities Act (FSIA), una ley federal que prohíbe que se presenten demandas en contra de estados extranjeros, salvo excepciones en las que el estado puede ser tratado como entidad privada.

Por su parte, el abogado Thaddeus Stauber, argumentando a favor del Thyssen-Bornemisza, expuso que al tratarse de relaciones internacionales, la ley de Inmunidad Soberana aplica implícitamente lo que significa que son las leyes federales las que deben aplicar.

Lo anterior es importante porque la ley española dispone la prescripción positiva por la posesión no interrumpida de seis años, mientras que la ley en California parte de que una obra vendida bajo coacción por los nazis, las subsecuentes adquisiciones son ilegales.

“Aunque el problema legal que tenemos ante nosotros es ordinario, el tema y los antecedentes del caso son todo lo contrario”, escribió la magistrada Elena Kagan en la decisión sostenida por unanimidad, concluyendo que son las leyes del estado de California las que deben aplicarse en el caso.

Con esta decisión, el asunto regresa a tribunales inferiores en donde es reabierto para determinar, ahora sí, a quien corresponde la propiedad de la obra por la que el barón Thyssen-Bornemisza pagó el equivalente a 250,000 dólares estadunidenses actuales y que ahora está valuada en decenas de millones de dólares.

Más información nytimes.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net