Seúl, Corea del Sur

 

Por la imposición de sanciones económicas a Rusia, docenas de obras de arte en préstamo a Corea del Sur no pueden regresar a museos de origen

Las consecuencias de la guerra entre Rusia y Ucrania han llegado al mundo del arte con la problemática de saber si pese a la imposición de sanciones económicas a Rusia, las obras que este país ha prestado a diferentes museos pueden regresar a sus exhibiciones originales o tendrán que esperar en algún depósito.

La regla general que se está aplicando es que los préstamos de obras de arte por instituciones rusas no están sujetas a embargo por la imposición de sanciones económicas, aunque no queda muy claro si esta regla aplica tratándose de colecciones privadas.

Lo anterior quedó claro con la rectificación que el sistema de aduanas de Finlandia hizo tras consultar con Bruselas los alcances de las sanciones impuestas a Rusia. Esto porque el país nórdico embargó un embarque de obras prestadas por el Museo del Hermitage en San Petersburgo a galerías en Japón e Italia, con valor de más de 42 millones de euros. Las obras de arte quedaron liberadas por la aduana finlandesa a principios de abril, no sin antes haber suscitado diferencias diplomáticas entre ese país y Rusia que calificó de ilegal el embargo.

El problema que ahora enfrenta la devolución de las obras es la falta de medios de transporte, lo que significa que los plazos de préstamo previstos en los contratos se están viendo extendidos.

El caso más reciente se está presentando en Corea del Sur, país en que docenas de obras de arte están detenidas por las sanciones que han limitado el número de vuelos hacia Rusia. Se trata de pinturas que formaron parte de la exhibición Kandinsky, Malevich y el Avant-Garde Ruso: Arte Revolucionario, que estuvo expuesta en el Centro de Artes Escénicas de Sejong, en Seúl, de diciembre de 2021 a finales de marzo.

Esta exhibición se compuso de 75 obras de unos 50 renombrados artistas como Kandinsky, Mikhail Larionov, Natalia Goncharova y Alexander Rodchenko. Estas obras fueron prestadas por al menos cuatro instituciones de arte, incluyendo el Museo de Arte del Estado Nizhny Novgorod y el Museo de Bellas Artes de Ekaterimburgo.

Sobre el tema, Nikita Korytin, directora del Museo de Bellas Artes de Ekaterimburgo declaró para The Art Newspaper: “Efectivamente, tenemos que repensar la logística y estamos discutiendo los detalles del contrato”, negando, sin embargo, la existencia de "dificultades extremas", ya que "en realidad, siempre hay una manera".

La situación fue muy diferente en 2014 cuando parte del territorio de Crimea se escindió de Ucrania y luego fue anexado a Rusia. En ese momento se encontraba en préstamo una colección de objetos de oro provenientes de cinco museos, cuatro de ellos en Crimea y uno en Kiev, la capital de Ucrania, en el Museo Allard Pierson en Ámsterdam, Países Bajos.

Terminado el contrato de préstamo, se pidió a los tribunales neerlandeses que definieran a quién debían regresarse los objetos en préstamo, a Ucrania o a Rusia. En diciembre de 2015 un tribunal de primera instancia concluyó que, conforme con las reglas de la UNESCO, los objetos debían ser regresados a Ucrania porque Crimea no es un estado soberano. La decisión fue apelada y confirmada en 2021. Al parecer, estos objetos siguen en un depósito en Países Bajos y se antoja difícil que en medio de la guerra puedan regresar a Ucrania, país que ha reportado que sus museos están en riesgo de destrucción.

Más información theartnewspaper.com /yle.fi

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net