Logo de Twitter

 

Sentencian a prisión a joven inglés de 19 años por comentario racista en Twitter sobre el futbolista que falló penal en final de la Eurocopa

El miércoles de esta semana, un tribunal en Worcester, Inglaterra, condenó a un joven de 19 años a seis semanas de prisión por el comentario racista que escribió sobre el jugador de fútbol del Manchester United, Marcus Rashford, después de haber fallado un penal en la final de la Eurocopa.

El sentenciado por el tribunal de Kidderminster en Worcester, es Justin Lee Price, de 19 años, que el 11 de julio de 2021, después del partido en que el equipo de fútbol inglés Manchester United perdió la Eurocopa, escribió comentarios ofensivos en contra de Rashford. Tristemente, Price no fue el único en reaccionar de manera abusiva en contra del jugador, pues muchos británicos inundaron la red con ofensivos comentarios racistas. Esta reacción tuvo una fuerte respuesta del gobierno, condenando estos comentarios.

Cuando el mensaje del joven fue reportado, Justin Lee Price intentó borrar la evidencia cambiando su nombre de usuario en Twitter, pero sin éxito. Durante el primer interrogatorio, según expuso la fiscalía, negó haber escrito el mensaje e incluso intentó eludir la acción de la justicia cambiando su nombre de usuario en Twitter. Sin embargo, durante un segundo interrogatorio admitió haber sido el autor del comentario ofensivo.

El 17 de marzo se declaró culpable del delito de haber enviado un comentario gravemente ofensivo mediante una red de comunicación pública y por este delito se le dictaron las seis semanas de prisión con efecto inmediato. Es decir, al terminar la audiencia fue detenido y trasladado a prisión.

“Price atacó al futbolista debido al color de su piel y este acto fue claramente racista y un delito de odio”, declaró el abogado Mark Johnson de la fiscalía, Crown Prosecution Service, CPS. “Aquellos que ofenden racialmente a los futbolistas, arruinan el juego para todos. Espero que este caso envíe el mensaje de que no toleraremos el racismo y que los perpetradores serán perseguidos con todo el peso de la ley.”

Desde hace años, las autoridades en Inglaterra y Gales han estado tratando de combatir la violencia y los delitos que se cometen en el deporte, especialmente en el futbol. De esta forma, las autoridades distinguen cuatro tipos de delitos en los deportes: los cometidos dentro de la cancha; los que se cometen dentro y en los alrededores de los estadios; los que se cometen por el mal uso de los medios electrónicos y de redes sociales; y, los delitos de incitación al odio racial.

Muchas veces, las sanciones a estos delitos son para los clubes, en el caso del futbol, cuando no se pueden identificar a los ofensores. Estas sanciones implican desde la suspensión de partidos, la reducción de puntos y hasta sanciones económicas. Los clubes, a su vez, han llegado a sancionar a sus seguidores, prohibiéndoles la entrada a sus estadios.

Tratándose de delitos de abuso racial o incitación al odio cometidos en redes sociales, son más fáciles de perseguir porque la falta está incluida en la Ley del Mal Uso de las Comunicaciones.

Douglas Mackay, funcionario del CPS, dijo que están trabajando con la policía, los clubes, las uniones de jugadores y las organizaciones, como la Premier League, la English Football League y la Football Association, para explicarles qué pruebas se requieren para presentar acusaciones, a fin de ayudar a clubes y ligas a proteger a sus jugadores, ayudando a que la fiscalía cuente con toda la evidencia necesaria para construir el caso más sólido posible.

“En los últimos años y meses, los delitos de odio relacionados con eventos deportivos han ido en aumento. El informe interno de mitad de temporada de la Unidad de Vigilancia del Fútbol del Reino Unido ha mostrado un aumento significativo en la criminalidad relacionada con el fútbol en comparación con los niveles previos a la pandemia. En el CPS, jugamos un papel crucial para abordar estos delitos y hacer que nuestro deporte nacional sea inclusivo y seguro de ver. No hay lugar para el odio en el fútbol, y los crímenes de odio como este tienen un impacto significativo en las víctimas”.

No es la primera vez que personas tan jóvenes son sentenciadas a prisión por difundir mensajes de odio en Twitter respecto del futbol. En 2012, un estudiante de 21 años fue condenado a 56 días de cárcel por comentarios racistas relacionados con el colapso que sufrió el futbolista inglés Fabrice Muamba del equipo Bolton Wanderers, cuando estuvo clínicamente muerto 78 minutos.

Más información cps.gov.uk

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net