Mármoles del Partenón

 

Por negar escaneo de mármoles del Partenón, organización que digitaliza patrimonio cultural anuncia demanda al Museo Británico

La organización de preservación de patrimonio cultural Institute for Digital Archaeology, IDA, anunció que presentará una acción judicial en contra del Museo Británico por haber negado su solicitud para escanear en tercera dimensión los mármoles del Partenón en posesión de ese museo.

Así lo declaró a The Guardian el director general del IDA, el abogado Roger Michel. “Presentaremos una queja para el final de la semana solicitando al tribunal que ordene al Museo Británico que acceda a nuestra solicitud”, declaró el abogado. “Queremos que traten nuestra solicitud exactamente de la misma manera que tratarían solicitudes similares. Su negativa ha sido caprichosa y arbitraria”.

Esta queja es una escalada al conflicto entre las dos instituciones que inició después de que el Museo negó la solicitud, y Michel, con un equipo de personas, se presentó en la galería del Museo donde están los mármoles, con dispositivos con software de 3D y escanearon gran parte del monumento que fue sustraído de Grecia.

El IDA declaró que al escanear los mármoles no había hecho nada ilegal porque las reglas del Museo autorizan el uso de software 3D, imágenes 3D, escaneos, datos escaneados, cámaras y teléfonos. Sin embargo, este acto causó gran malestar en el Museo Británico que mediante comunicado expresó: “El Museo Británico se preocupó profundamente al escuchar sugerencias de que se realizaron escaneos no autorizados en nuestras galerías. Cualquier actividad de este tipo sería una violación de nuestras regulaciones para visitantes”, se lee. "Recibimos regularmente solicitudes para escanear la colección de una amplia gama de organizaciones privadas... y no es posible acomodar todas estas de manera rutinaria".

Como respuesta a ese airado comunicado, el IDA respondió que, además de cumplir con la normativa, el personal de seguridad pareció muy interesado en el proceso de escaneo, pidiendo al Museo que corrigiera las “de inmediato las obvias declaraciones erróneas” sobre lo sucedido.

El IDA, que gracias a la tecnología que usa en 2016 reconstruyó el arco de Palmira, Siria, destruido por el Estado Islámico, explica que al escanear los mármoles del Partenón no solo se encontrarían respuestas artísticas e históricas sobre este monumento, sino que también ayudaría a solucionar el problema entre Grecia y el Museo Británico por la repatriación de esta colección de esculturas y frisos.

“Las copias [de las esculturas del Partenón] en el pasado han sido moldes de yeso de baja calidad”, declaró el abogado Michael, fundador del IDA, agregando que “ayudará a las personas a ver y sentir el potencial de esta tecnología de una manera que las solas palabras no pueden describir”.

Roger Michael sostiene que en su forma actual, "maltratadas y blanqueadas" en la galería Duveen en el Museo Británico, las esculturas no guardan relación con su verdadera estética en la antigüedad, algo que, según él, la creación de réplicas también podría ayudar a resolver. “La reconstrucción podría restaurar las superficies coloreadas de los originales, incluida una variedad de tonos de piel”, dijo.

Peter Higgs, encargado del Museo de las antigüedades griegas y romanas, coincide que un escaneo de estas piezas puede “abrir a nuevos descubrimientos”, pero sostiene que este tipo de peticiones se reciben muy seguido y que el Museo no puede acceder a todas.

En comunicado publicado después de la noticia de la posible acción legal, el Museo enfatizó que “cualquier solicitud es debidamente sustentada para que, en la medida de nuestras posibilidades, podamos asegurar los más altos niveles de calidad y rigor académico”.

El conjunto de mármoles y esculturas que adornaban el Partenón, fueron arrancados cuando Atenas estaba bajo la dominación del Imperio Otomano. Los mármoles fueron llevados a la Gran Bretaña entre 1801 y 1805 por el oficial británico Thomas Bruce, conde de Elgin, embajador británico ante el Imperio Otomano, por lo que también se han conocido como mármoles de Elgin.

Grecia ha estado negociando el regreso de las esculturas y mármoles, en una petición a la que reiteradamente se ha negado el gobierno británico a través del Museo Británico. En esta negociación la UNESCO ha intervenido como mediador y, desde el año pasado, el gobierno griego ha redoblado sus esfuerzos para lograr la repatriación de esta colección, lo que generó un nuevo llamado de la UNESCO al gobierno británico para que entregue a Grecia este monumento.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito a miabogadoenlinea.net