Afiche de Mignonnes, Cuties

 

Netflix pide asistencia de tribunales federales para que se desechen en condado de Texas acusaciones en su contra por la película Cuties

La pelea del fiscal de un condado de Texas, Estados Unidos, en contra de Netflix por la película francesa Mignonnes, Cuties en inglés, ha escalado a tribunales federales con una petición de la gigante del streaming para que la justicia federal intervenga por abuso de poder del fiscal.

Cuties fue aclamada por la crítica en el Festival de Sundance en 2020, sin embargo, cuando se exhibió en los Estados Unidos, grupos conservadores, apoyados por legisladores republicanos, hombres, denunciaron la película precisamente por la crítica que hace y que es la hiper sexualización de las niñas.

Partiendo de un delito que se legisló en Texas para sancionar conductas que no cumplían en tipo de la pornografía infantil, llamado child erotica, un Gran Jurado en el condado de Tyler presentó acusación a Netflix por presentar “la exhibición lasciva de los genitales o el área púbica de un niño vestido o parcialmente vestido que era menor de 18 años... y no tiene ningún valor literario, artístico, político o científico serio". Este delito incluye lascivia, pero no desnudez, difiriendo así de la pornografía infantil.

El delito de lascivia infantil, child erotica, fue recurrido en tribunales, y en octubre de 2021 la Primera Corte del Circuito de Apelaciones de Texas concluyó que ese tipo penal es inconstitucional por ser demasiado amplio, tan amplio que un adolescente podría estar cometiendo este delito al tomarse una foto lasciva, o incluso cualquier televidente que haya visto Cuties.

El tipo penal, entonces, dejó de estar vigente y de existir lo que significaría, en principio, que la acusación en contra de Netflix dejó de tener fundamento, pero el fiscal de distrito del condado de Tyler, Lucas Babin, quien actuó en algunas producciones como School of Rock, se negó a desechar la acusación.

En noviembre, Netflix presentó una acción de habeas corpus de mitigación, que sirve para recurrir la legalidad de algunas acusaciones penales. En el caso, Netflix expuso que el fiscal Babin nunca tuvo una causa probable ni probabilidades de ganar el caso, además de que la acusación podría ser violatoria de los derechos contenidos en la Primera Enmienda respecto de la libertad de expresión.

Idealmente, la audiencia para desahogar el habeas corpus es inmediato, sin embargo, el fiscal Babin insistió en que la audiencia se celebrara después, citando una disposición que indica que debe dar aviso de 45 días al Fiscal General de Texas cuando un tribunal inicie la etapa final de un procedimiento en que se invalide una disposición por razón de constitucionalidad.

La fecha de esta audiencia se fijó en marzo y Lucas Babin utilizó este tiempo para convocar a un nuevo Gran Jurado y presentar cuatro nuevas acusaciones en contra de Netflix, esta vez por pornografía infantil, particularmente respecto de una escena en que una mujer, que en el momento de la filmación tenía 18 años, muestra brevemente sus senos. Lo interesante es que cuando los abogados de Netflix intentaron negociar con Babin que se pusiera fin a la acción legal, el fiscal declaró que esa escena en particular no era de su interés.

Bajo el argumento de que las nuevas acusaciones se están presentando de mala fe, Netflix ha acudido a los tribunales federales para solicitar su intervención. Se trata de un recurso rara vez utilizado y rara vez concedido, salvo que se trate de mala fe, una conducta que incluye tomar represalias contra actividades protegidas constitucionalmente, como la distribución de contenido que algunos pueden encontrar objetable, pero que está cubierto por la Primera Enmienda, como es el caso de Cuties.

“Babin ha abusado gravemente de su discreción procesal y de los recursos del Estado para emprender una campaña abusiva y vejatoria contra Netflix en violación de la Constitución de los Estados Unidos, el estado de derecho y con evidente mala fe”, se lee en la petición presentada por la empresa de streaming. “Por lo tanto, Netflix busca una orden de restricción temporal y una medida cautelar preliminar y permanente contra el único fiscal en Estados Unidos que parece necesitar ese tipo de restricción en su discreción procesal”.

Durante la audiencia del viernes, ambas partes coincidieron en pausar el proceso penal en el tribunal estatal hasta que se celebre la audiencia en el tribunal federal, prevista para el 14 de junio, respecto de la petición de Netflix.

Juristas y académicos han declarado que las nuevas acusaciones que el fiscal Babin están presentando forman parte de una plataforma política para lograr su reelección y destacar en el ámbito político del conservador estado de Texas.

“Este caso está diseñado para llamar la atención sobre un fiscal de un condado pequeño que, de lo contrario, probablemente no sería noticia”, declaró Amy Sanders, abogada y catedrática de Derecho en la Universidad de Texas, en Austin. “Tiene una verdadera calidad cinematográfica si quieres jugarlo como un escenario de David contra Goliat. Tienes al gran mal, Netflix, siendo tomado por este fiscal de poca monta que dice que está velando por el mejor interés de la comunidad. Es extravagante.”

Más información hollywoodreporter.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net