Imprimir
Platillos de comida

 

En Inglaterra dictan sentencia de prisión suspendida a chef que sirvió carne mal cocinada ocasionando la muerte de una persona

La persona encargada de servir los alimentos durante la fiesta de la cosecha en la población de Hinton-in-the-Hedges, Northamptonshire, Inglaterra, fue sentenciada por la muerte de una persona y el envenenamiento de otras 31 que comieron el pastel de carne que preparó.

Se trata de John Croucher chef del pub Crewe Arms en el poblado inglés, en donde se reunieron los feligreses de la iglesia de la Santísima Trinidad para celebrar la cosecha. La celebración pronto se convirtió en tragedia cuando Elizabeth Neuman, de 92 años, y otras 31 personas que comieron el pastel de carne se sintieron “desagradablemente enfermos”. La señora Neuman murió de una hemorragia intestinal provocada por los repetidos vómitos. Solo dos convidados se evitaron esta penosa situación por ser vegetarianos y no haber consumido el pastel.

La remembranza de los hechos fue realizada por la juez Sarah Campbell: “El 8 de octubre de 2018, treinta y cinco pobladores fueron a Crewe Arms para una comida de cosecha. Treinta y dos personas comieron el pastel de carne. Una persona sana murió de una hemorragia gastrointestinal inducida por vómitos. Ninguna sentencia que dicte puede reflejar la pérdida causada a la familia.

“Croucher fue el chef esa noche. La carne picada no se cocinó correctamente y se colocó en una sartén con agua helada. Croucher necesitaba irse, así que colocó la carne picada en una película adhesiva y la metió en el refrigerador durante la noche. Habiéndolo dejado, lo volvió a cocinar y le añadió puré de papa tibio. No tomó la temperatura cuando lo sirvieron”.

El chef, que admitió lo cargos de haber contravenido las regulaciones sanitarias en materia de alimentos, fue sentenciado a cuatro meses de prisión suspendida durante doce meses.

Durante el proceso, John Croucher, que ya no trabaja en el pub Crewe Arms, declaró en su defensa: “Odio decirlo, realmente odio decirlo, pero creo que estaba apurado. Me estaba apresurando". Dijo que ha trabajado en cocinas durante 20 años y que ahora era "un mejor chef" debido a la "horrible, horrible circunstancia".

Añadió: “Remordimiento es quedarse corto. Esto es algo que nunca olvidaré. Por eso, soy mejor chef y es una pena que el costo de ello sea este".

Durante el proceso, los feligreses de la iglesia no pidieron ser compensados ni por el propietario del pub, Neil Billingham, ni por John Croucher. Sin embargo la juez Campbell consideró que el pub también incurrió en faltas por no verificar adecuadamente el cumplimiento de las medidas sanitarias.

“El Crewe Arms es un importante pub para la comunidad local. He leído muchas referencias de integrantes de la comunidad. Ellos han dicho que esto fue un error único, pero revisando la evidencia esto no fue un erro único”, señaló la juez.

“El pub debió haber tomado medidas para mejorar. Inspecciones en 2015 le dieron tres estrellas y en 2017 le dieron solo una estrella.”

Aunque el abogado de Neil Billingham y su empresa Bobcat Pub Co trató de interceder a favor de su representado relatando a la juez que tras el incidente ofreció disculpas a los afectados, la juez lo sentenció a pagar una multa de 9,000 libras esterlinas por haber contravenido las regulaciones sanitarias de alimentos y le ordenó pagar 1,000 libras esterlinas por costos judiciales. Su empresa fue multada con casi 3,000 libras esterlinas.

Estas noticias de sanciones por alimentos en mal estado o servidos con poca higiene son interesantes y ponen en evidencia lo resistentes que somos los mexicanos que tranquilamente comemos en puestos y locales sin supervisión sanitaria, muchas veces alimentos mal cocinados o que no tienen advertencia de alergénicos.

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net