Eriqueta Free Britney

 

Aunque el estado de interdicción de Britney Spears ha concluido, ahora viene la etapa de revisión de la actuación de los tutores que puede generar nuevos conflictos

El 12 de noviembre, la juez de la Corte Superior del condado de Los Ángeles, Brenda Penny, pronunció las ansiadas palabras que la cantante y sus fans esperaban: “A partir de hoy, la tutela de la señora Britney Jean Spears ya no es necesaria”.

Esto puso final a los trece años bajo los cuales Britney Spears estuvo sujeta al estado de interdicción, en el que se impone a una persona una restricción excepcional a la capacidad de ejercicio, impuesta por el juez a una persona mayor de edad, a causa de una discapacidad intelectual, mental o psicosocial.

Ahora, la próxima audiencia  está programada para el 19 de enero en el que se revisará la contabilidad pendiente y otros problemas persistentes. Afuera de la sala del tribunal, Mathew Rosengart, abogado de la intérprete dijo: "Lo que sigue para Britney, y esta es la primera vez que se puede decir esto en aproximadamente una década, depende de una persona: Britney".

Rosengart tiene como objetivo investigar agresivamente el presunto abuso y la mala gestión financiera; la pregunta es hasta dónde quiere llegar Spears en la batalla contra su familia.

Spears y Rosengart han dejado en claro que investigarán el abuso y la mala gestión financiera que, según alegan, ocurrió durante la tutela y responsabilizarán a su padre, Jamie Spears y a otras personas por cualquier irregularidad que descubran.

La audiencia del 19 de enero de 2022 es un procedimiento anual de rutina en el que se revisan los gastos de la interdicción y se aprueban. Spears puede negarse a que se acepten los honorarios de todos los involucrados hasta que no se haga una revisión a detalle de las cuentas. Si el tribunal determina que hubo mala conducta puede negar el pago de honorarios.

Jamie Spears, a través de sus abogados, ha negado con vehemencia cualquier irregularidad e insiste en que cualquier acción que tomó estaba dentro de su autoridad como tutor de su patrimonio.

Dentro los honorarios pendientes de aprobar están los cobrados después de ese período de los bufetes de abogados que, por separado, representaron a Jamie y Lynne Spears, que suman más de 2 millones, así como la compensación que Jamie está solicitando por su trabajo como tutor del patrimonio de Britney. El 26 de marzo solicitó "16,000 dólares mensuales más 2,000 mensuales adicionales para la renta de un espacio de oficina en un lugar seguro dedicado a las actividades de la señora Spears" por un periodo de 4 meses, un total de 72,000 dólares.

La revisión podría incluir otros años. Generalmente, una vez que se aprueba una contabilidad, es casi imposible impugnar las decisiones financieras tomadas durante ese período de tiempo, ya que ya han sido aprobadas por la corte. Pero existen precedentes que establecen que si existen pruebas de que el tutor engañó al tribunal, las cuentas pueden volver a ser revisadas. 

La pregunta es, ahora que Spears ha recuperado el control de sus decisiones personales y de negocios, ¿hasta dónde quiere llevar la disputa? ¿Va a cuestionar la contabilidad con las consecuencias que ello implica o tratará de llegar a algún tipo de acuerdo para terminar con todo esto?

Ahora por fin ella tiene la última palabra.

Más información hollywoodreporter.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net