Imagen del comic de Spiderman

 

Mientras en el mundo real inicia una disputa por los derechos de autor sobre Spider-Man, en el mundo de los comics inicia una disputa por la marca

En agosto, el abogado Marc Toberoff, presentó a Marvel Entertainment avisos de terminación de la cesión de derechos de distintos personajes, entre ellos Spider-Man, a nombre de los herederos de Steve Ditko, Don Heck, Don Rico, Gene Colan y de Lawrence D. Lieber, hermano menor de Stan Lee, para que finalicen en junio de 2023.

En septiembre, Marvel-Disney decidió responder a los avisos de terminación de derechos, demandando a los creadores para conservar todos los derechos sobre los héroes de Marvel Comics.

Y mientras esto sucede en el mundo real, en el mundo de los comics inicia una disputa sobre la marca Spider-Man.

El pasado 10 de noviembre se publicó y distribuyó el comic Miles Morales: Spider-Man # 32, escrito por Saladin Ahmed y dibujado por Christopher Allen. Al final de la historia, después de que Miles Morales/Spider-Man y Starling se enfrentan a Taskmaster, y este se retira de la batalla, desciende una limusina con capacidad de vuelo y un hombre con traje y lentes obscuros empieza a bajar del vehículo diciendo:

"Individuo desconocido operando en una capacidad sin licencia bajo el nombre de marca registrada Spider-Man. Representamos a Beyond Corporation en asuntos legales. Este aviso es para informarle que al operar como Spider-Man está violando la marca registrada legalmente propiedad nuestro cliente. Por ley, está obligado a renunciar al uso del nombre y la imagen de Spider-Man... inmediatamente" y entrega una carpeta con papeles a Miles.

Eso es lo que se conoce como una carta de cese y desistimiento. Los titulares de las marcas buscan asegurarse que nadie más pueda usar sus logotipos, símbolos u otras imágenes sin permiso expreso para evitar la explotación sin autorización y sin beneficio para el titular, la confusión entre los consumidores y se diluya la fuerza de su marca.

En la carta de cese y desistimiento, se exige al destinatario que se abstenga de un determinado comportamiento o de lo contrario tendrán que enfrentar acciones legales, en este caso, el uso del nombre e imagen de Spider-Man. Es una forma rápida de informar al infractor que el propietario de la marca está al tanto de la situación y, a menudo, es suficiente para convencer al infractor de que se detenga.

Los titulares de las marcas deben realizar un seguimiento de las esas cartas de cese y desistimiento, incluso si el asunto se resuelve, porque puede ser que el infractor, cese la infracción después de recibir una carta, esperar un período de tiempo y luego reanudar silenciosamente las actividades de infracción.

Si la parte infractora no cesa y desiste de hacer un uso no autorizado de la marca, la carta puede servir para establecer que la parte tenía conocimiento de la infracción y procedió a continuar voluntariamente después de la notificación. También puede demostrar que el titular hizo un esfuerzo de buena fe para evitar ir a los tribunales.

La historia de por qué Spider-Man es una marca registrada en el universo Marvel es un poco complicada, pero aquí va. Durante un tiempo el Dr. Otto Gunther Octavius, Doctor Octopus, se apoderó del cuerpo de Peter Parker (yep, asi como se lee) y se convirtió en Spider-Man (la llamada era del Spider-Man Superior). Bajo esa personalidad el Dr. Octopus fundó Parker Industries y registró formalmente a nombre de la compañía el nombre de Spider-Man como marca, así como su imagen.

Cuando Peter recuperó el control de su cuerpo, liquidó la compañía en Amazing Spider-Man (Vol 1) #790, y Beyond Corporation compró los bienes de Parker Industries, pero Peter no sabía que dentro de esos bienes se encontraba la marca registrada de Spider-Man, hasta que Ben Reilly, el clon de Peter de los 90 que por un tiempo lo reemplazó como Spider-Man, le informa que tendrá que compartirlo con él.

Pero Miles Morales que también comparte el nombre de Spider-Man con el beneplácito de Peter Parker, no es parte del trato.

Si Miles ignora la notificación, el siguiente paso sería una demanda ante un tribunal para que emita una orden de cese y desistimiento judicial y se aplique una multa y se condene al pago de daños por la infracción de la marca. Claro, en este caso sería contra John Doe, un seudónimo que se utiliza en Estados Unidos, cuando se desconoce el nombre del demandado, y la empresa tendría que tratar de averiguar la identidad de Spider-Man.

Parece que el asunto va a pasar también a las manos, según anuncia Marvel, que describe Amazing Spider-Man # 81, que sale a la venta el 15 de diciembre, como "¡¡¡Nuevo Spider-Man contra el nuevo Spider-Man!!! "

Fuentes dentro de Marvel declararon a Newsarama que esta historia ficticia que se desarrolla en los cómics fue concebida antes de que se conociera la demanda presentada por los herederos de Ditko y los demás creadores.

Imagen: Marvel Comics Miles Morales: Spider-Man # 32

Más información gamesradar.com/newsarama/

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net