Poster de Rey Tigre

 

Carole Baskin decidió demandar a Netflix y a Royal Goode Productions después del lanzamiento del tráiler oficial de la segunda temporada de Rey Tigre (Tiger King)

Cuando se estrenó Tiger King en marzo de 2020 fue vista por 34.3 millones de personas durante sus primeros diez días de lanzamiento, clasificándose como uno de los lanzamientos más exitosos de Netflix.

Se supone que la serie pretende explorar la profunda relación entre los conservacionistas de los grandes felinos y los coleccionistas,  zoológicos privados y santuarios que han establecido para la exhibición y explotación de estos animales.

Pero termina centrándose en la disputa entre Joseph Allen Maldonado-Passage, conocido profesionalmente como Joe Exotic y apodado "El Rey Tigre", y Carole Baskin una activista estadounidense por los derechos de los grandes felinos y directora ejecutiva de Big Cat Rescue, un santuario de animales sin fines de lucro con sede cerca de Tampa, Florida, que ha llamado la atención sobre la difícil situación de los grandes felinos cautivos en Estados Unidos.

La disputa llevó a Maldonado a contratar un asesino a sueldo para matar a Baskin y a una demanda por violación de marca. Concluyó con el encarcelamiento de Exotic por el intento de homicidio y violación a las leyes Lacey de Protección a Especies en Peligro de Extinción por matar al menos cinco tigres. Además, se transfirió el zoológico de Maldonado a Baskin para pagar la condena de un millón de dólares por violación de marca.

En la serie incluso se hace una velada acusación en contra de Baskin por la desaparición de su segundo esposo, Don Lewis.

A Baskin y su esposo se les dijo que la serie ayudaría a detener el abuso de los cachorros de grandes felinos y que el tema de Exotic y la desaparición de Lewis serían tocados, pero no serían el centro de atención, sin embargo, sucedió todo lo contrario.

Después de la transmisión de la serie, Baskin fue acosada por lo que publicó un artículo en el sitio de Big Cat Rescue refutando las afirmaciones hechas sobre ella en Tiger King. Llamó al documental "salaz y sensacionalista" y criticó a los directores Eric Goode y Rebecca Chaiklin.

En febrero de 2021, Baskin reveló que le habían pedido que participara en una segunda temporada del programa, pero ella se negó. Ahora, al ver el tráiler de la segunda temporada, descubrió que se incluyen imágenes de ella.

Baskin demandó el lunes a Netflix y a Royal Goode Productions en un tribunal federal de Florida y presentó una moción de emergencia para una orden de restricción temporal que prohíba "cualquier uso de filmación en la que aparezcan los Baskin y el santuario de Big Cat Rescue en Tiger King 2 o en cualquier promoción o publicidad relacionada", argumentando que las imágenes infringen los Acuerdos de Aparición del 30 de abril de 2016 y 3 de abril de 2018.

En la demanda se explica que en 2014 Royal Goode les pidió que participaran en lo que se describió como un "documental de estilo 'Blackfish' para exponer el comercio de grandes felinos". Estuvieron de acuerdo y fueron filmados durante un total de 10 días durante cinco años.

El documental Blackfish fue realizado en 2013 y trata sobre la vida de Tilikum la orca que estando en cautiverio en el parque SeaWorld de Orlando ocasionó la muerte de una entrenadora. El documental tuvo un gran impacto provocando una fuerte caída en la venta de boletos en SeaWorld, demandas de los accionistas de Seaworld y de la Comisión de Valores e Intercambio (Securities and Exchange Commission, SEC) en contra de la compañía por negarse a revelar a los inversionistas que el documental estaba afectando la asistencia a los parques temáticos. Además redujo el apoyo a los cetáceos en cautiverio, lo que eventualmente llevó a cambios en la legislación y las prácticas.

La pareja afirma que el acuerdo de 2016 es para una "película documental", y el de 2018 simplemente cambió el título potencial del proyecto. También dicen que no dieron permiso para la filmación adicional que se realizó en el santuario Big Cat Rescue, que no se les pagó por participar y que el producto final tampoco se parecía en nada a lo que esperaban.

“Lejos de ser una película documental que busca exponer el comercio ilícito de grandes felinos, cría y caricias de cachorros, Tiger King  es una serie de siete episodios centrada principalmente en la representación de Joe Exotic como una víctima y Carole Baskin como el villano”, escribe el abogado Frank Jakes en la denuncia.

Los Baskin afirman que la serie hizo que su negocio pareciera el "equivalente ético y moral del zoológico de carretera de Joe Exotic", lo que les resultó especialmente molesto debido a su historia personal. "Joe Exotic fue uno de los grandes abusadores de felinos contra los que luchan los Baskin” señala Jakes.

Además, la pareja argumenta que la primera temporada de Tiger King "retrató a Carole Baskin como una asesina que... se deshizo de los restos de su difunto esposo alimentándolos con sus grandes felinos".

Como resultado de la popularidad de Tiger King, los Baskin afirman que recibieron correo de odio, hostigamiento y amenazas de muerte y que tuvieron que suspender los recorridos de su organización por temor a ser violentados.

"Después de Tiger King, Royal Goode Productions volvió a acercarse a los Baskin, pero ellos se negaron a participar en una segunda temporada creyendo que los Acuerdos de Aparición impedían que Royal Goode Productions y Netflix siguieran usando su participación en cualquier secuela".

Después de ver el tráiler de la segunda temporada, los Baskin pidieron a la corte que previniera el estreno de la serie el 17 de noviembre, argumentando que se violan los Acuerdos de Aparición; que los cineastas no tenían derechos para secuelas, remakes o proyectos derivados y que sufrirían un daño irreparable si se permitiera que la temporada se transmita como está. También quieren que el tribunal emita una declaración de que los acusados no tienen derecho a usar ninguna grabación de los Baskin fuera de lo utilizado en la primera temporada de Tiger King.

Sin embargo, la juez federal de distrito Virginia Hernández Covington ha rechazado su moción. “El Tribunal no está convencido en este momento que el daño que anticipan los Baskin, incluido el daño a su reputación, si las imágenes obtenidas previamente de ellos se utilizan en el nuevo documental, califique como irreparable. Una lesión es irreparable solo si no se puede deshacer mediante remedios monetarios", se lee en la decisión.

“Si bien el Tribunal comprende la frustración de los Baskin, no parece que la inclusión de las imágenes de los Baskin cause un daño inmediato que no pueda compensarse con daños monetarios”.

Hernández Covington tampoco está convencida de que detener la serie sea lo mejor, sin dar oportunidad a los demandados de presentar sus argumentos. Debido a eso, y a su conclusión sobre daños irreparables, no abordó la cuestión de si es probable que los Baskin tengan éxito sobre los méritos de su reclamo.

Más información hollywoodreporter.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net