Kesha

 

La larga batalla entre el productor musical y la estrella del pop se acerca al juicio mientras la juez autoriza la desclasificación de registros judiciales sobre el caso

Kesha Rose Sebert, conocida como Ke$ha y creadora del éxito "Tik Tok",  y Lukasz "Dr. Luke" Sebastian Gottwald, después de siete años se acercan al inicio del juicio por difamación promovido por Dr. Luke, después de que Kesha lo acuso de violación.

Ella ha contestado la demanda señalando que sus reclamos de difamación e incumplimiento de contrato no tienen mérito y están sujetos a una ley de Nueva York diseñada para proteger la libertad de expresión de litigios frívolos.

Para prevalecer en el juicio, el Dr. Luke no solo tendrá que convencer a un jurado de que no drogó ni violó a la estrella del pop hace 15 años en un hotel, sino que también intentará mostrar el daño de sus acusaciones.

El juicio ya está en la recta final de su fase preliminar en la que se decide qué pruebas serán admisibles y qué temas se abordarán en el caso. En ese marco esta semana la juez de Nueva York a cargo del caso, Jennifer Schecter, desclasifico varios documentos judiciales del caso.

Uno de los que más ha llamado la atención es el peritaje del equipo de Dr. Luke en el que se afirma que perdió aproximadamente 46 millones de dólares en oportunidades comerciales después de la acusación de violación que hizo Kesha

Según ese documento, desde 2006 hasta 2015, Dr. Luke obtuvo unos ingresos por 77,8 millones de dólares como editor gracias a la co-autoría de éxitos como "I Kissed a Girl" de Katy Perry, "Girlfriend" de Avril Lavigne, "Party in the USA" de Miley Cyrus y "Tik Tok "de Kesha. Pero después de la acusación de violación, los artistas dejaron de trabajar con él y los ingresos se agotaron.

Kesha quiere evitar que el dictamen financiero sea presentado en el juicio o en todo caso se le autorice a presentar a un experto de su lado, a lo que se opone el equipo de Dr. Luke. Además quiere evitar que un psiquiatra testifique en favor de Dr. Luke señalando que las acusaciones de la cantante son más consistentes con un informe falso de violación que con uno verdadero. También quiere evitar que los testigos le digan al jurado que Dr. Luke es incapaz de cometer una violación.

Asimismo exige que asuntos personales como quién es su padre biológico se consideren prohibidos.

Mientras tanto, el Dr. Luke quiere que la juez no admita ningún testimonio relacionado con su enorme riqueza, cualquier evidencia de que era un "traficante de drogas", cualquier mención de reclamos de derechos de autor en su contra no relacionados con el caso, cualquier referencia a una conversación sobre una falsa violación de Lady Gaga y cualquier discusión más amplia sobre el movimiento #MeToo.

Además, la relación contractual entre las empresas de Dr. Luke y Kesha es el centro de atención en este caso. Lo que le han pagado por su trabajo grabando “Tik Tok” y otros éxitos ha sido un secreto, al igual que toda la información relacionada con la empresa conjunta del Dr. Luke con Sony, Kemosabe Records.

En un intento para que está información no sea revelada, Sony argumentó que la divulgación de información, incluidas las tasas de regalías, los anticipos de artistas, los honorarios del productor y los presupuestos de grabación, causaría un "daño sustancial" a sus intereses comerciales ante la competencia.

En cuanto a la confidencialidad del acuerdo de grabación de Kesha, Sony le dijo a la juez que si los términos "se pusieran a disposición del público, los competidores de Sony probablemente lo usarían para alentar a los artistas y productores a firmar con otras compañías discográficas, en lugar de Sony".

"Esa es una admisión sorprendente de lo irracional de los términos del trato de Sony para los álbumes de Kesha", respondieron los abogados de Kesha. “Sony, en el fondo, puede sentirse avergonzado por los términos del acuerdo en virtud del cual exige que Kesha, una artista nominada al Grammy que ha generado enormes cantidades de dinero para el sello, continúe trabajando, pero eso no es una razón para mantener la información confidencial".

"Dr. Luke está demandando a Kesha por incumplir su contrato con su compañía de producción, y Kesha demostrará en el juicio que los términos del trato y casi una década de promesas nunca cumplidas para mejorar el contrato es una de las herramientas manipuladoras que usó el Dr. Luke para obligar a Kesha a guardar silencio sobre su abuso”, continuó.

La juez responsable del caso autorizó a Sony censurar la información de identificación personal y la información de contacto de sus empleados, pero por lo demás no ve ninguna buena razón para mantener la información en secreto.

“Cualquier otro interés de privacidad declarado que Sony tenga en sus registros, muchos de los cuales son bastante antiguos, es abrumadoramente superado por el derecho del público a comprender completamente las afirmaciones de las partes con respecto a los daños sustanciales solicitados por los demandantes”, señala la juez Schecter.

Aún no se ha fijado una fecha para que inicie el juicio.

Más información hollywoodreporter.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total, concediendo crédito a miabogadoenlinea.net