Objetos de la colección en disputa

 

Corte de Apelaciones neerlandesa falla por regreso de piezas exhibidas en Países Bajos a Ucrania y no a Crimea

La Corte de Apelaciones de Ámsterdam emitió un muy esperado fallo en el que concluye que el Museo Allard Pierson debe regresar al estado de Ucrania la colección de objetos de arte que estaban en exhibición cuando ocurrió la anexión de Crimea a Rusia.

El caso se remonta a 2014 cuando parte del territorio de Crimea se escindió de Ucrania y luego fue anexado a Rusia. Durante esta turbulencia política y social, la devolución de la colección que estaba en exhibición en el Museo Allard Pierson en Ámsterdam bajo el título de Crimea, Oro y Secretos del Mar Negro, mostrando diversos objetos de oro, entre ellos un casco ceremonial escita que data del siglo IV a.E.C., empezó a ser disputada por Ucrania y por Crimea.

Los objetos de esta exhibición fueron prestados por cinco museos, cuatro de ellos de Crimea y uno en Kiev, la capital de Ucrania. Al haberse separado los territorios se pidió al poder judicial de Países Bajos que decidiera a quién deben regresar los objetos.

En 2015, el tribunal de primera instancia concluyó que, conforme con las reglas de la UNESCO y la Ley de Patrimonio Neerlandés, los objetos debían ser regresados a Ucrania pues Crimea no es un estado soberano. El tribunal de los Países Bajos hizo notar que corresponde a los tribunales ucranianos decidir a quién corresponden los objetos y, en su caso, al gobierno de ese país regresarlos a los museos de Crimea.

La Corte de Apelaciones revisó el caso a petición de Ucrania, concluyendo en julio de 2019 que necesitaba dos meses más para emitir una decisión. Esos dos meses se transformaron en más de dos años y este martes ha dado a conocer que concluye en igual sentido que en primera instancia, aunque por motivos diferentes.

El tribunal de apelaciones dispone que la Ley de Patrimonio Neerlandés no es aplicable en este caso y que, en su lugar, prevalece la Ley de Museos de Ucrania de 1995, que tiene el objetivo de salvaguardar las piezas de museo por parte del estado. Como este es el supuesto de este caso, el tribunal concluye que esta ley prevalece sobre la ley neerlandesa.

Así, aunque las piezas de museo se originan en Crimea y en ese sentido pueden considerarse parte del patrimonio cultural de Crimea, son parte del patrimonio cultural de Ucrania que ha existido como un estado independiente desde 1991 y las piezas forman parte del Fondo Estatal de Museos ucraniano.

Como medida temporal, el gabinete de Ucrania emitió una orden con fundamento en la Ley de Museos que dispone que, en tanto se estabiliza la región de Crimea, las piezas deben ser transportadas al Museo Nacional de Historia de Ucrania en Kiev para su resguardo.

En esta decisión, y con fundamento en las disposiciones de la ley ucraniana, la Corte de Apelaciones absolvió también de responsabilidad al Museo Allard Pierson por no haber regresado las piezas en 2014 conforme con la obligación contractual.

La decisión admite apelación en la Suprema Corte y al respecto Mikhail Shvydkoi, el funcionario ruso enviado para la cooperación cultural internacional, declaró que intentarán una apelación porque este caso es uno especial que calificó de fuerza mayor.

Más información rerchtspraak.nl /theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net