Silvio Berlusconi

 

En el proceso identificado como Ruby Ter, dos testigos declararon haber recibido llamadas de Berlusconi después de haber testificado

En el proceso que se sigue en un tribunal penal en Milán, Italia, al ex primer italiano Silvio Berlusconi por haber sobornado a testigos en el proceso de las fiestas bunga-bunga, dos testigos declararon a los medios que recibieron llamadas del magnate de los medios tras haber prestado testimonio a principio de este mes.

El caso encuentra su origen en 2010 cuando se reveló que el entonces primer ministro organizaba fiestas a las que acudían bailarinas exóticas. Una de ellas Karima El Mahroug, una menor de edad conocida como Ruby Rubacuori, que de la oficina del magnate dijeron que era sobrina de Hosni Mubarak, entonces presidente de Egipto, para que la dejaran en libertad después de haber sido detenida robando. Estas fiestas se empezaron a conocer como bunga bunga en alusión a un chiste que hace referencia a una sodomización salvaje en grupo que figuradamente es practicada por una tribu africana.

En 2012, Silvio Berlusconi fue encontrado culpable de practicar sexo con una menor de edad y fue sentenciado a 7 años de prisión, pero la sentencia fue apelada y en 2015 la corte de apelaciones absolvió al magnate bajo el argumento de que él no podía saber que se trataba de una menor de edad.

Sin embargo, en 2017 inició este nuevo proceso en su contra en el que se le acusa de haber sobornado a los testigos del caso Ruby. La fiscalía expone que Berlusconi repartió 10 millones de euros entre 2011 y 2015 en efectivo, regalos, automóviles, casas, pago de deudas y de gastos médicos, a los huéspedes de sus alocadas fiestas a fin de que testificaran a su favor.

Incluso se ha dicho que llenó de joyas y dinero a Ruby para que se desdijera de haber tenido sexo con el ex primer ministro, pese a que la fiscalía contaba con una grabación de la joven alardeando con sus amigas del hecho.

El 6 de octubre rindieron testimonio en el tribunal de Milán, Barbara Guerra y Alessandra Sorcinelli, bailarinas que fueron invitadas a las fiestas del exmandatario, desmintiendo la postura de la defensa de que las llamadas fiesta bunga bunga eran “veladas elegantes”.

“¿Veladas elegantes? No me hagan reír”, declaró una de las testigos a los medios a la salida del tribunal.

Esta semana Barbara Guerra declaró a los medios que recibió una llamada de Berlusconi después de haber testificado y que “el tono [de la llamada] no fue muy amigable.”

Alessandra Sorcinelli, quien acudió a 47 fiestas entre marzo de 2012 y febrero de 2014, también declaró haber recibido tres llamadas en un periodo de 24 horas, pero que no respondió ninguna de ellas. Ambas han dicho que están dispuestas a declarar todo lo que saben porque Berlusconi les “destruyó la vida”.

Este 20 de octubre el tribunal escuchó al último testigo de la acusación, un investigador de la policía judicial que está reconstruyendo los hechos principales de la investigación que dio origen al proceso. Después de la última deposición, en las próximas audiencias se realizarán los interrogatorios de los 28 imputados, Silvio Berlusconi, desde luego, y también Karima El Mahroug y quien la representó en el primer proceso, el abogado Luca Giulian.

El abogado de Berlusconi, Federico Cecconi, ha pedido que se pospongan los interrogatorios de los imputados por los problemas de salud de su representado. Después de que contrajo Covid-19 el año pasado, Berlusconi, de 85 años, ha estado entrenado y saliendo del hospital. El magnate, que sigue siendo líder del partido Forza Italia, rechazó ser sometido a una evaluación psiquiátrica como se sugirió en el juzgado séptimo penal en el que se lleva la causa.

Más información ansa.it

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net