Mago de Christchurch

 

Consejo de la ciudad neozelandesa de Christchurch da por terminado contrato de 23 años con el Mago oficial

La semana pasada se dio a conocer que el Consejo de la Ciudad de Christchurch, Nueva Zelanda, dio por terminado el contrato de 23 años con el Mago oficial de Nueva Zelanda, posiblemente debido a polémicas declaraciones que este hombre hizo a un medio de comunicación en abril.

El título de Mago de Nueva Zelanda fue conferido a Ian Brackenbury Channell, británico de nacimiento, que desde su llegada a Christchurch en 1976 empezó a realizar actos de magia en las calles, llamando la atención del Consejo de la Ciudad y en 1990 el entonces primer ministro Mike Moore, le envió una carta en la que le decía: “Me preocupa que tu hechicería no esté a disposición de toda la nación.

“Por lo tanto, sugiero que considere urgentemente mi propuesta de que se convierta en el Mago de Nueva Zelanda, la Antártida y las áreas costeras relevantes ... sin duda habrá implicaciones en el área de hechizos, bendiciones, maldiciones y otros asuntos sobrenaturales que están más allá del alcance de competencia de meros primeros ministros".

El título de Mago oficial se concedió por razones turísticas, pero se trató de un contrato de prestación de servicios por el que Brackenbury se comprometió a promover a la ciudad mediante “actos de hechicería y otros servicios relacionados con la hechicería” por 16,000 dólares neozelandeses por año. Por los 23 años de servicio, el Mago recibió 368,000 dólares neozelandeses, más de 260,200 dólares estadunidenses.

Durante estos años, el Mago se ha presentado en Christchurch y ha llevado sus servicios a otros lugares de Nueva Zelanda y a Australia en donde durante la sequía bailó para que lloviera. Por sus servicios, en el cumpleaños de Isabel II en 2009 recibió la medalla de servicios prestados a la reina.

En abril el Mago hizo desafortunadas declaraciones sobre las mujeres a un programa de televisión cómico: “Amo a las mujeres, las perdono todo el tiempo, nunca he golpeado a una todavía. Nunca golpees a una mujer porque se magullan con demasiada facilidad, es lo primero, y se lo dirán a los vecinos y a sus amigos ... y luego estarás en un gran problema".

Recientemente la consejera Lynn McClelland declaró que enviaron una carta de terminación de contrato al Mago, poniendo fin a sus 23 años de servicios a favor de la ciudad. Dijo que fue una difícil decisión, pero que el Mago siempre será una parte de la historia de Christchurch.

Tan parte de la historia que de momento hay una exhibición en el centro sobre la vida de Brackenbury como Mago de la ciudad y que está siendo auspiciada por el Consejo de la ciudad.

Brackenbury, de 88 años, se mostró molesto por la terminación del contrato, pero ha dicho que eso no obstará para que siga presentándose en las céntricas calles de la ciudad haciendo trucos de magia y hechizando a turistas y residentes. A la pregunta de si echará una maldición sobre el Consejo de la ciudad, respondió: “Doy a los niños sueños felices, buena salud general y quiero hacer que los burócratas sean más humanos.”

Más información theguardian.com

miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen de magic.co.nz