Envases de sake

 

Gobierno de Japón anuncia que inscribirán en la Lista de Patrimonio Cultural Inmaterial la elaboración del sake

Tras reformas legislativas de junio, la entidad de asuntos culturales del Ministerio de Educación y Cultura de Japón, la semana pasada anunció que se registrará como patrimonio inmaterial la forma de elaborar la tradicional bebida a base de arroz, sake.

La UNESCO explica que “el patrimonio cultural no se limita a monumentos y colecciones de objetos, sino que comprende también tradiciones o expresiones vivas heredadas de nuestros antepasados y transmitidas a nuestros descendientes, como tradiciones orales, artes del espectáculo, usos sociales, rituales, actos festivos, conocimientos y prácticas relativos a la naturaleza y el universo, y saberes y técnicas vinculados a la artesanía tradicional.”

Antes de la reforma legislativa, en Japón se inscribía como patrimonio inmaterial solo las artes del espectáculo y algunas técnicas vinculadas a la artesanía tradicional, con lo que se dejaban saberes vinculadas a la vida cotidiana como la elaboración del sake o la caligrafía tradicional shodo, que también quedará inscrita como parte del patrimonio cultural inmaterial de Japón. Ha de notarse que la UNESCO no permite la inscripción de idiomas, pero sí de la caligrafía como vehículo de expresión del idioma.

El sake es una bebida elaborada a base de arroz o trigo y que en su elaboración utiliza koji amarillo, un hongo.

La técnica de elaboración del sake fue establecida por primera vez durante el periodo Muromachi entre los siglos XIV y XVI. Cuando durante la Era Meiji, de 1868 a 1912, ocurrió la mecanización de los procesos en Japón, la forma tradicional de hacer sake de forma artesanal ha pasado de generación a generación. Por esta transmisión el consejo de asuntos culturales concluyó que este saber tiene significado histórico en la cultura japonesa.

El koji también es usado para elaborar otras bebidas destiladas como el shōchū, una bebida destilada de cebada, camote o arroz, con una graduación alcohólica del 25%, lo que lo hace más fuerte que el vino y el sake; el awamori, bebida originaria de Okinawa; y el vino dulce para cocinar mirin, muy usado en la cocina tradicional asiática.

Estas adiciones al patrimonio cultural inmaterial de Japón forman parte de una agenda cultural anunciada en enero por el entonces primer ministro Yoshide Suga que adelantó que más saberes y bienes serían incluidos en la Listas del Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO.

Una vez que queden registrados se publicará en la gaceta oficial del gobierno.

La salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial es responsabilidad de los Estados Partes que han firmado la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial. Cada cuatro años la UNESCO supervisa cómo se está salvaguardando ese patrimonio inmaterial para lo cual los estados presentan un informe en el que deben señar los elementos que requieren de una salvaguardia urgente.

Desde 2008 México ha inscrito varios elementos a la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial como las festividades de Día de Muertos, la cocina tradicional, la charrería, el mariachi, la ceremonia de los Voladores o los procesos artesanales de elaboración de la Talavera en Puebla y Tlaxcala, compartido con dos ciudades españolas que también elaboran este tipo de cerámica.

Más información japantimes.com

Miabogadoenlinea.net

Se permite la reproducción parcial o total concediendo crédito y vinculando a miabogadoenlinea.net

Imagen de uzilday en Pixabay